jueves, 10 de abril de 2014

Malos y tontos, reales y de ficción

  No estoy muy inspirado, así que comenzaré con una metáfora trillada "ad nauseam". Esa que dice que del estiércol con que se abonan los campos nacen las cosechas, las flores y las alergias. El encantador y desaprensivo personaje que encarnaba Orson Welles en "El tercer hombre" lo decía con mayor elegancia y gracia: "En Italia, en treinta años de dominación de los Borgia, hubo guerras, matanzas, asesinatos… Pero también Miguel Ángel, Leonardo, el Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron quinientos años de amor, democracia y paz, ¿y cuál es el resultado? El reloj de cuco".

  Una postura cínica, desde luego, pero no vine aquí para reconfortar los espíritus, vayan al blog de al lado que habla de reiki y de chistes costumbristas. Hablaba de malos y de los resultados del mal… y también de valencianos, los Borgia. Juan Soler no es un Borgia y quizá tampoco culpable, pero sí valenciano.

  Juan Soler, ex presidente del Valencia CF ha sido detenido esta semana por intentar secuestrar, a través de una subcontrata de sicarios que trabajaban en "b", al también ex presidente del Valencia CF, Vicente Soriano, valenciano, y a la sazón (me moría por usar esa expresión) vecino. La policía barajó en un primer momento que la discrepancia entre los dos dirigentes "che" (me moría por usar esta expresión) podría venir porque Soriano aseguró durante una reunión de la Comunidad de Propietarios que Sócrates mereció su muerte con cicuta, lo que irritó a Soler, un platónico fanático. Sin embargo la hipótesis más probable es que todo deriva de una deuda que Soriano no ha tenido a bien satisfacer a Soler.

  Soler lo ha negado todo y le ampara la presunción de inocencia. No ha ido a la cárcel porque la fiscalía es reacia a mandar al trullo a los ricos, eso queda para los pobres y los chandaleros. La orden de alejamiento que se ha adoptado es de 15 metros por mor (me moría por usar esta expresión) de su relación de vecindad.

  La historia es tan rocambolesca que recuerda a otros malos y tontos de una película ya clásica, "Fargo" de los hermanos Coen. En Fargo un fracasado vendedor de coches decide contratar a dos fulanos para que secuestren a su mujer y así exigir un rescate a su suegro, que es un fulano de lo peor, pero que está forrado de dinero.

  Sin duda la maldad, la violencia, la mezquindad y el robo son cosas indeseables. La estulticia suele agravarlo todo. Pese a la épica de la maldad, en la vida real ésta suele ser banal, improvisada, chapucera a menudo, estúpida e improvisada. No se parecen en nada a los sofisticados criminales de "Extraños en un tren" o "Crimen perfecto". Alguien que conozco dirá que todo ello está en la naturaleza humana. Por eso Fargo es una película tan brillante, porque describe con crudeza la estupidez y la maldad, entroncando lo uno con lo otro.

  Pero si no podemos evitar la maldad, al menos algunos artistas, escritores o cineastas la convierten en novelas, películas, canciones y poemas. Ya saben, lo del estiércol y las flores, la luz y la oscuridad.

¿Es todo lo que usted quería decir? Sí, es todo. Gracias por leer. Sírvanse en depositar los desperdicios en los contenedores de la entrada. Gracias.
 
 
 


El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

domingo, 6 de abril de 2014

¿Gordita o BBW?

  Supongo que conocen los hechos. En un programa de televisión, de esos que aparentan ser una tertulia seria de actualidad, participaba la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Barcelona, Ada Colau, y otro tipo cuyo nombre no es relevante. En un momento del debate Colau recordaba al tipo cuyo nombre no es relevante que sus opiniones estaban condicionadas por su acomodada situación (y la de sus relaciones). Sintiéndose atacado personalmente, el periodista llamó "gordita" a Colau y de resultas de un análisis visual de su índice de masa corporal concluyó que Colau no sufría de desnutrición.

  Todo un poco pueril, pero avancemos. El conductor del programa pidió al periodista/nutricionista que abandonara el programa. Ya se sabe que en esos programas, los acalorados contertulios pasan de ser expertos en posesión de la verdad y el secreto de la alquimia a aturdidos escolares a los que se les puede sacar de la oreja del aula. Así es la naturaleza de las relaciones laborales en la televisión (y en España).

  Los bienpensantes dirán: bien expulsado está el fulano, nadie tiene que meterse con el aspecto de alguien. Pero demos un paso más. Primero, por qué llamar a alguien gordita significa per se un insulto. En segundo lugar, el umbral de tolerancia con los menosprecios que se tiene en la televisión española. Como sabe cualquier espectador ibérico, el insulto está a la orden del día, no solo en los programas que no entran dentro de la categoría de la casquería, sino en otros que se consideran "serios", e incluso cabría decir que en la propia vida pública española.

  ¿Entonces por qué es tan ofensivo la palabra gordita? La conclusión inevitable es que incluso para los bienpensantes, estar gordita o directamente gordo y proclamarlo es más insultante que ser corrupto, ladrón, inculto, sucio, gañán, desconsiderado, torpe, zopenco, zángano, parásito o simplemente bobo.

  Alguno dirá que no hay que buscarle tres pies al gato, pero algunos felinos tienen tres y hasta cuatro patas. La demonización (¡qué palabra tan de contertulio!) de la gordura y especialmente de las gordura femenina (ellas son focas y ellos fuertes) no solo es el reflejo de una sociedad machista sino de una sociedad que no admite bien la diversidad. Y yo proclamo que la admisión de la diversidad y el reconocimiento de su valor es la principal vacuna contra la intolerancia y el camino hacia la riqueza vital de la gente. (¿Nadie me pone una fanfarria?). Daré pruebas.

  No crean que me alejo del tema de los gordos. Le diré algo más provocador que estar gordo: decir que te gustan los gordos (en mi caso las gordas). Hace muchos años que salí del armario, si es que estuve alguna vez dentro. Como a todos los que nos toca salir del armario en algún sentido, somos considerados raros, pervertidos, fetichistas, desviados o aún peor, fracasados. Un apóstol de la enfermedad o un hipócrita que se hace pasar por lo que no es.  

  Y sin embargo no digo nada que no se diga países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Australia y otros países retrasados. En ellos hay multitud de páginas que reivindican y demuestran que otros cánones de belleza son posibles. Que existen otros deseos, otras posibilidades. Citarlas todas merecería un blog entero dedicado a ellas, pero suelen tener un denominador común: "no hay disculpas". No se trata de que gorditas y gorditos "se sientan bien", sino probar que la belleza dista mucho de los cánones sota, caballo y rey. El día que gordita no sea un insulto, pero chapucero, corrupto, arribista sí, habremos mejorado.

  Doy algunos enlaces y solo pondré los más asépticos, pero puede encontrarse de todo y con opiniones de todos los gustos. Les daré, eso sí, las palabras clave para que busquen. BBW (Big Beautiful Woman), SSBBW (Supersized Big Beautiful Woman) BHM (Big Handsome Man).

  • UE 100. A Alemania no solo se va a buscar trabajo. Si eres peso pesado o ese es tu gusto esta web monta fiestas glamourosas. Al menos la buena cerveza está garantizada.
  • Catay. Personal proyecto fotográfico de la artista estadounidense Cat Oake. Kilos e ironía a partes iguales.
  • Wolkenmadchen Fotografías, textos y  dibujos no sometidos a régimen con sabor centroeuropeo.
  • This is Meagan Kerr. Moda XXL desde las antípodas.
  • Tess Munster.  Una de las modelos plus size más populares del mundo.



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

miércoles, 2 de abril de 2014

Teodoro, Teodorín y otras gentes de postín

  Teodoro es Teodoro Obiang Ngema. De profesión, sátrapa y dictador de Guinea Ecuatorial. Ganó las oposiciones a presidente/tirano con el tema "cómo derrocar a mi tío". Ciertamente, Francisco Macías Nguema era un tipo igualmente poco recomendable. Obiang lo mandó fusilar y eso, mis queridas sobrinas, no se hace con un tío por muy chungo que éste sea. ¿Estamos?

  Obiang es Licenciado en Derecho por la española Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). En realidad hablar de universidad española y a distancia son términos a veces redundantes, pero eso es otra historia. La UNED tiene fama de dura, así que no me cabe duda que el alumno Obiang aprendió bien los derechos fundamentales y las libertades públicas.

  Teodorín es Teodoro Nguema Obiang, uno de sus muchos hijos. Es segundo Vicepresidente del Gobierno de Guinea Ecuatorial. Siguiendo la tradición de la familia, en algo se tenía que notar la influencia española. Aquí los oficiales de la Guardia Civil, crían oficiales de la Guardia Civil; los historiadores de izquierda, historiadores de izquierda; los jueces,  jueces y los curas... Los curas, sobrinos.

  Teodorín sigue los pasos de su padre con entusiasmo. "Mister Lamborghini" es un hombre inmensamente rico al que le encantan las cosas que les gustan a los ricos no japoneses; los coches deportivos, gastar dinero a espuertas y básicamente lo que hacen los hijos de los dictadores multimillonarios. Dicho de otro modo, no te lo esperes en el metro leyendo un libro de José Antonio Marina. Un juzgado francés lo está investigando por malversación de fondos públicos y blanqueo de capitales. No saquemos conclusiones precipitadas y respetemos su presunción de inocencia.

   Según Human Right Watch, el 75% de los ecuatoguineanos vive por debajo del umbral de la pobreza. El 60% no tiene acceso al agua corriente. El país, sin embargo, es rico y tiene recursos petrolíferos, gasísticos y forestales. Será por eso que Teodoro fue elegido con el 99% de los votos en las últimas elecciones. De hecho, la página web oficial del país parece más el facebook familiar de la familia Obiang.

  Teodoro es además es un tipo considerado y el único mandatario extranjero que ha venido al "funeral de Estado" del presidente Suárez. Le venía bien. Obiang tenía que dar una conferencia en instituto Cervantes sobre el español en África, él, que ha tratado por todos los medios de que Guinea Ecuatorial se hiciera francófona o lusófona. Me hubiera gustado ir a su charla. ¿Acabó su disertación recordando a Antonio Machado? "Caminante no hay camino se hace negocio al andar, y al volver la vista atrás, se ve al opositor que no hay que volver a enterrar". Hubiera sido un detalle.

¿Y las gentes de postín? Tenemos a los ausentes, que desde el punto de vista internacional engrosarían el grupo "resto del mundo". Y tenemos a los presentes, y de entre ellos al protagonismo. Al cura en el entierro, novia en la boda y niño en el bautizo. Monseñor Antonio María Rouco Varela. ¿Pero no se había jubilado?

Los viejos cardenales se ríen de la longevidad de los viejos roqueros. Se ríen de ellos y Rouco además, se ríe de todos.




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter