miércoles, 26 de noviembre de 2014

Amores perros

Uno. Excalibur (La víctima inocente)

  Según el diario "La Opinión" de Zamora, Excalibur era un perro zamorano, aunque supongo que habrá algún salmantino discrepante. Residía tranquilamente en Madrid en compañía de sus dueños Teresa Romero y Javier Limón, para los que era la niña de sus ojos. Según el señor Limón, Excalibur era un perro maduro y sumanente cariñoso, tanto con niños como con ancianos.  "Manolo" un galgo leonés con el que compartía parque tiene una opinión bien diferente. Sin embargo de nada le valió ser bueno y conocer los términos plas, sit, patita... Como es bien sabido, su ama cogió ébola (enfermedad que felizmente superó) y el can fue sacrificado (perdón ejecutado) según las autoridades, por precaución, ya que existe un vector animal de la enfermedad. La muerte anunciada del perro Excalibur supuso un mojón en la historia perruna hispana y la relación de los ibéricos con los animales. Los amantes de los perros trataron de impedir, casi a riesgo de su humana salud, el sacrificio (perdón crimen) del animal (con perdón) pero sin éxito. La querella por su muerte ha sido hoy desestimada.

  Me informa una experta que la muerte de Excalibur fue un error. Era relativamente sencillo dormirlo y mantenerlo en aislamiento. Si no hubiera enfermado ahora estaría con el perro leonés. Si hubiera enfermado habría sido un valioso banco de pruebas. Un perro con ébola es un chollo para un investigador de bichos chungos.


Dos. Arthur. (Querer es poder)

  Antes de ser una celebridad fue un perro callejero. Por tanto pertenece a la categoría de perros hechos a sí mismos. Fue adoptado por el ultradeportista sueco Mikael Lindnord que participaba en una prueba cafre de deporte extremo en Ecuador, formando parte del equipo Aventura Huarirasinchi Explorer. Los suecos le dieron de comer y Arthur pensó que era menos malo ser parte de un equipo viejuno de deporte extremo que buscar en las sobras de la basura. Así que les acompañó cuatrocientos kilómetros. Los suecos conmovidos por su amor al deporte extenuante lo han adoptado, llevado a su rubio país, donde nadie tira de la cadena más tarde de las diez de la noche, bajo pena Ikea (te desmontan en vez de montarte). En cuanto pase la cuarentena y el curso de sueco, será presentado a la reina y nombrado miembro del comité de los premios Nobel de Literatura.


Tres. Laika (La heroica cosmonauta soviética)

  Quizá el can real más famoso de la historia, a la misma altura que Lassie y sólo un poco menos célebre que Snoopy y Scooby Doo, dos perros norteamericanos que jamás comieron pienso real. Fue el primer mamífero terrestre en orbitar la tierra, para envidia de gatos, ratones y conejos, a bordo del Sputnik 2. Compartió el salón de la fama soviética con otros héroes de la conquista espacial como Yuri Gagarin y Valentina Teleshkova. Sin embargo, su fama tiene un reverso amargo. Recientemente se ha sabido que Laika apenas sobrevivió seis horas tras el lanzamiento del cohete un frío (suponemos ya que era un día siberiano) 3 de noviembre de 1957.


 Cuatro. Los perros de la casta

  Quizá sea ocioso preguntarse por qué Laika era una perra callejera y no uno de los canes de los miembros del politburó. Los perros de la casta también han sido privilegiados. Aznar puso de moda los cocker spaniel. Raza equívoca de apariencia dócil y corazón arisco y anarquista. Bo es el célebre perro de Obama. En muchos foros se preguntan el por qué de la predilección de los Obama por el perro de aguas portugués.  Eso abunda en el corazón inquietantemente mestizo del "inquilino de la Casa Blanca" (siempre quise utilizar esa expresión). No me creo su pretexto de las alergias. Un verdadero americano sólo tiene alergia a coger una copa de vino por el tallo. 


 Cinco. El perro que nunca tuve

  Nunca he tenido perro. Mi primer contacto serio con un perro fue a los doce con Urko, el perro de un amigo, un fiero pastor alemán que conmigo se portaba como un tutor comprensivo. Como inquilino de una casa no blanca y sí pequeña tengo prohibido por contrato los perros y los gatos, pero no las hormigas. En mi barrio los perros y sus cacas son lo que más abunda. La silueta pareja treintañera con perro es la que más se recorta en el perfil del paseo de la playa de San Juan. Será por mi can-rencia que mi portero me mira con desconfianza.

Seis. Cancerberos y Cerbero

  Cerbero no hubiera gustado ni a los animalistas. Era un perro de tres cabezas que custodiaba la entrada del Hades, imagínense el dineral en pienso. Se aseguraba de que los muertos no salieran y que los vivos no pudieran entrar; y a juzgar por los resultados lo hacía con gran eficacia. Orfeo logró dormirle. Eso demuestra que los grandes enamorados son obstinados hasta la heroicidad y aburridos hasta el bostezo. Nada que ver con los cancerberos. ¿Quién fue el genio que en una sórdida cabina de radio o redacción ideó el término? ¿Cuantos carajillos llevaba en su cuerpo para calentarse tras una tarde de lluvia, viento y patadas en la espinilla? Esnaola, SuperPaco, Arconada, El pulpo Marí, Dasayev, Zamora, Ramallets... ¿Casillas tratado como un perro? No exageremos.

 ¡Guau!



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

jueves, 20 de noviembre de 2014

Los crímenes de la rue Podemos y otros relatos de terror

  Un cuento es un relato o narración, pero también, según el diccionario de Manuel Seco, un cuento "es una mentira, a veces con intención enfática", "afectación o fingimiento con el que alguien trata de exagerar la importancia propia" y también "un chisme o noticia desfavorable acerca de una persona".

Estos cuentos van a abundar de aquí hasta el día de las elecciones generales.

 Les anticipo el leitmotiv de todos ellos: demostrar la villanía (y de vez en cuanto la santidad) de los líderes de Podemos.

  Ayer se publicó con gran escándalo (escándalo en el sentido del Capitán Renault en Casablanca) que Iñigo Errejón cobraba una beca de la Univeridad de Málaga cuando en realidad reside en Madrid. Una beca en la que fue el único candidato y ofrecida por un colega de profesión, es decir, lo normal. ¿Desde cuándo los profesores dan clase a sus alumnos? La "carga docente" siempre ha quedado para los profesores asociados y similares.

  En realidad el asunto Errejón da igual. Hubo otros anteriores, como los que intentaban demostrar la impostura de los dirigentes de Podemos en su "postureo" de pobreza franciscana al ser sorprendidos viajando en primera clase desde Bruselas o alimentándose de otras viandas que no fueran grasientos kebaps.

  Durante estos meses los dirigentes de Podemos serán desenmascarados realizando equívocas actividades tales como: esquiar en Baqueira Beret, abrir una botella de Rioja de más de diez euros, comprar en Massimo Dutti, poner los pies encima de la mesa, tirar kleenex al suelo, cobrar sin dar clase, suspender sólo a los alumnos de derechas, emborracharse en conciertos de Pablo Alborán, vender pulseras republicanas en mercadillos sin licencia, comprar un duplex, escuchar a Mocedades, casarse por la Iglesia y otras felonías por el estilo.

  Hablará una empleada de hogar que trabajaba sin contrato limpiando la casa de Pablo Iglesias y denunciará que sus gayumbos son Calvin Klein. Los alumnos de Errejón dirán que no lo han visto aparecer durante un año y eso que hicieron huelga de hambre solicitando su presencia. Una atractiva doctoranda venezolana casada y con dos hijos asegurará haberse sentido "acosada" por Monedero, quien le remitió más de ciento cincuenta mensajes de amor de tórrido contenido y lenguaje, en el que suplicaba que "si no lo hacía por él,  lo hiciera al menos en memoria de Chavez".

  Los contertulios, periodistas, expertos y politólogos debatirán si el "acosador" Monedero puede ser realmente digno de ser elegido diputado, si el vago Errejón puede ser ministro del interior. Negarán legitimidad "moral" a Iglesias para ser presidente del gobierno, pues un hombre que miente sobre la marca de sus calzoncillos es un hombre sin escrúpulos que puede igualmente socializar la economía, racionar la compra de prendas de Zara y enviar a los disidentes políticos a "gulags" en Olot. Habrá que armarse de ironía para ver cómo los leones denuncian a las jirafas por comerse las acacias y destrozar el medio ambiente.

  ¿Pero qué más da? Los "grupies" de Podemos cantarán himnos en loor de los líderes. Nos hartaremos de saber las matrículas de honor de Iglesias (tú ninguna Señor Gordo/Casta/Cutrón), la colección de doctorados, publicaciones científicas, estudios sociológicos e historial de compromiso político de sus cuadros. Como hay una violoncelista en su "Consejo Ciudadano", no sería de extrañar que la estación del metro de Usera fuera el marco del estreno del cuarteto de cuerda opus 1 en re menor "Caneando a la Casta", también llamada "La Coleta guiando al pueblo".

  ¿Se ríen? No ser rían tanto. 

  Verán hasta qué punto el debate va a ser subterráneo. Verán como Nostradamus era un aficionado. Verán como los argumentos políticos parecerán diseñados para niños de cinco años. Ya verán el tono mamporrero, los crochet al hígado. Ya comprobarán la intoxicación del bla bla bla, buah, buah, buah, se acordarán de El Señor Gordo y lamentarán no tener su camiseta de emergencia.



Sami Petman


El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

martes, 18 de noviembre de 2014

El emoticono es el espejo del alma

  Cuando yo estudiaba bachillerato, a finales del siglo XX, algunos intelectuales y miembros de las asociaciones de Padres y Madres de alumnos, lloraban por las esquinas el fin de la escritura. Todo era oralidad (aún lo sigue siendo pero en otro sentido) y nadie que no fuera poeta muerto componía una frase más larga que "Bar cerrado por vacaciones". Si uno tenía alma de literato podía añadir: "Disculpen las molestias".

  Los pobres no podían saber que los SMS, los correos electrónicos, Twitter, Facebook los whatsapp nos iban a convertir a todos en escritores compulsivos. Escritores que lo primero que hacen al despertar, aún con el cogote pegado a la almohada, es tuitear la última ocurrencia de Mariló Montero, festejar las nalgas de Kim Kardashian o manifestar que se tiene sueño y que como remedio radical se administrarán una dosis de café de cafetera (¡tiembla Nestcafé!). Ni Leon Tolstoi era tan prolífico.

  Pero en el pecado está la penitencia. No sé si viene a cuento la expresión, pero me apetecía utilizarla. Los Whatsapp y otros programas semejantes de mensajería instantánea vienen provistos de dibujitos, caritas, banderitas, animales, artefactos, herramientas que llamamos emoticonos. El emoticono complementa al texto, lo matiza, lo aclara u oscurece y, cada vez más, lo sustituye.

  La sustitución completa del texto por el emoticono es una costumbre irritante para muchos y que yo practico cada vez con más devoción. Si el presunto profesor Maurer aseguraba en su publicidad que se podía hablar inglés con solo mil palabras, he comprobado que puedo manifestar mis deseos, y pensamientos o responder a la mayoría de los mensajes con un pequeño puñado de de emoticonos. Mis favoritos son:


  • Pulgar hacia arriba: significa estoy de acuerdo, iré a cenar, iré a comer, iré a jugar al fútbol podré ir a jugar al padel, podré ir a jugar al tenis, podré ir en general, es verdad que no juego un pimiento al pádel, es verdad que me gustaría ser un pijo, es verdad en general. 
  • Carita guiñando y enseñando la lengua: Significa que lo que he puesto no debe tomarse en sentido literal o que el chiste que me mandan ha sido comprendido en todo el esplendor de su malicia. 
  • Carita con los ojos como platos. Sin duda el más polémico del repertorio. Significa que no acabo de entender muy bien lo que me dicen, aunque muchos interlocutores lo interpretan como "no te quieres enterar de lo que te digo".
  • Carita de rata. No significa en realidad nada. Vale igual para festejar un chiste como para alegrarnos por alguna buena noticia y para mostrar que uno es una persona tierna y desvalida. Suele ir acompañada del mono que se tapa los ojos. 


  Para muchos el abuso del emoticono empobrece el lenguaje, banaliza las relaciones personales, y resulta empalagoso, pero yo creo que el emoticono es el espejo del alma. Ayuda a los tímidos  a mostrar emociones: llanto, felicidad, miedo y una cara cerdo en determinadas ocasiones. Su capacidad de expresión es tan potente que debiera contemplarse su uso en los documentos administrativos, financieros, escrituras públicas e incluso atestados policiales.

Por ejemplo: Preguntado el imputado sobre si participó en la agresión a otros cofrades del pueblo dice que no (carita seria), que está en contra de la violencia (carita enseñando la lengua), pero que la actuación de los cofrades no había sido la que requiere la dignidad de la fiesta (carita diablo enfadado) y que aunque reitera que no participó en los hechos, tampoco le da pena que acabaran con algunos guantazos (carita diablo sonriente).

¿Poco serio? Es posible. Pero si el gran Albert Einstein decidió ser un emoticono "avant la lettre", deberíamos sacar conclusiones (carita sonriente).




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter