20 noviembre 2009

Piratas y alacranes

 
  Pata de palo, bandera negra con calavera, loro al hombro, John Silver. La piratería tenía un nostálgico y añejo sabor de aventuras marineras recreadas en pantallas de cine y en la literatura. Retirada al campo de la ficción, en la reforma del Código Penal de 1995 el delito de piratería fue suprimido. Pero en el año 2009, la gira de moda ha sido la de Leonard Cohen, y las historias de piratería abren los informativos  de las televisiones. Que sean africanos y las víctimas nacionales o al menos occidentales les quita a nuestros ojos todo el glamour. Se simpatiza más fácilmente con los ciudadanos del Tercer Mundo cuando son carne de nuestra compasión que cuando nos amenzan nuestra seguridad y nuestros negocios, poniendo en cuarentena el posesivo utilizado.

  Resuelto el secuestro del Alakrana, la sociedad española se lanza a uno de sus pasatiempos favoritos: el análisis de lo anecdótico, hacer categoría de lo superfluo, pontificar sin datos de ningún tipo y básicamente lanzarse al goce irresistible del reproche. Este deporte de lo banal, como diría el inefable José Ramón de la Morena, es nuestra anestesia. En este aspecto, el principal partido de la oposición se mueve como pez en el agua, o como pirata entre argumentos. Sus desaforados reproches al gobierno sobre lo que tenía o no tenía que haber hecho sólo pueden ser consistentes para sus simpatizantes más incondicionales, pues es obvio que hubieran criticado cualquier gestión sin importar cual. De hecho, su rabia parece más por que el secuestro haya terminado con la liberación que no con víctimas, pero eso quizá es una malévola una impresión mía.

   El Señor Gordo, es decir, un servidor, se siente en la necesidad de buscar un poco de información que desbroce, al menos un poco, tanto ruido y manipulación interesados y así hacerse una composición de lugar de un tema, que por lo demás, no me afecta en absoluto. La pongo a su disposición, distinguido lector y lectora.

¿Cuántos barcos están secuestrados ahora mismo en Somalia?

  Según la Agencia Efe, en la actualidad hay actualmente doce barcos secuestrados en la zona. El número total de incidentes ocurridos durante el año ha sido de 306 de los cuales 168 han sido ataques realizados por piratas somalíes.


¿Qué han hecho otros países cuando un barco de su nacionalidad ha sido secuestrado en aguas de Somalia?

  Los caminos a seguir suelen ser dos, la negociación y la fuerza militar o la combinación de ambas. Empezando por el segundo es paradigmático la actuación francesa en el secuestro de un yate de lujo francés Ponant. Tras el pago del secuestro el ejército francés realizó una operación para capturar a los piratas en tierra. Se recuperó parte del rescate y tres supuestos piratas resultaron muertos durante la operación.
 

  En el otro extremo se sitúa el caso del secuestro del barco alemán Hansa Stavanger, cuyo ejemplo ha sido citado en varias ocasiones por el gobierno español. Permaneció secuestrado, durante cuatro meses y finalmente fue liberado tras pagar un rescate de 1,9 millones de euros.


  Fue muy célebre el secuestro en el Índico por piratas somalíes del superpetrolero de bandera saudí Sirius Star. Fue secuestrado el 15 de noviembre de 2008 y liberado el 9 de enero de 2009. El pago del rescate fue de 3 millones de dólares. Se da la circunstancia que, cinco de los piratas murieron ahogados en la huída al hacerlo a toda prisa en una pequeña embarcación por miedo a ser atacados tras el pago del rescate.

¿Qué es el plan Atalanta?

  Tiene su origen en la Resolución 1814 de Naciones Unidas, la cual exhorta a los Estados y organizaciones regionales a que tomen medidas a fin de proteger la navegación para el transporte y el suministro de asistencia humanitaria a ese país. Por su parte, la Resolución 1816, teniendo en cuenta la falta de capacidad del Gobierno de Somalia para interceptar a los piratas o patrullar y asegurar las rutas marítimas internacionales, insta a los Estados miembros a actuar contra la piratería y el robo a mano armada, bajo el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas. La Resolución 1846, amplía hasta diciembre de 2009 las autorizaciones contempladas en la Resolución 1816.

  En la practica faculta a los Estados para que efectúen labores policiales en la zona para detener y actuar contra los piratas que operan en la zona, ante la imposibilidad o quizá complicidad de lo que se conoce como gobierno de Somalia. España participa en la actualidad en dicho plan la operación contra la piratería con una fragata, un avión de patrulla marítima un buque de aprovisionamiento logístico y un máximo de 395 efectivos, si bien, con ocasión del secuestro del Alakrana, había desplazadas al menos dos fragatas, la Canarias y la Mendez Núñez.



¿Cuántos barcos pesqueros españoles faenan en Somalia?

  En el año 2005 cerca de 800 barcos pesqueros faenaron en las aguas de Somalia y aguas internacionales próximas. No parece que se sepa a ciencia cierta el número de buques que faenan, pues muchos de ellos faenan sin título alguno favorecido por el nulo control que puede hacer Somalia sobre sus aguas.

  Según fuentes de ANABAC, la Asociación Nacional de Barcos Atuneros Congeladores, con sede en Bermeo, son 19 los atuneros españoles que están ahora faenando en aguas del Índico.


¿Quiénes son los piratas?

  Los piratas son antiguos pescadores artesanales de la zona. De hecho, se aduce como una de las causas de la piratería, además de la situación de pobreza y desgobierno del país,  la competencia insoportable que realizan las flotas pesqueras extranjeras, que disponen de medios muy superiores para la explotación de los caladeros dejando sin sustento a los pescadores locales.

  Todo indica que el aparato de la piratería somalí se ha sofisticado durante los últimos años. Se han sumado también ex combatientes de otros lugares de África y personas expertas en tecnología. Está por estudiar el papel que juegan los contactos desde Europa. Es sabido que las negociaciones de los secuestros, como los últimos españoles del Playa de Bakio y el Alakrana, se realizan en despachos de abogados en Londres. Se insinúa que también desde aquí se daría información sobre los buques e indicaciones sobre las “operaciones” que deben realizarse, si bien este extremo no se ha demostrado.

  También se ha venido denunciando el daño medioambiental que realizan los barcos de todo tipo en esta zona del mundo en la que vierten sustancias contaminantes muchas de ellas radiactivas.



Por último ¿Un somalí célebre?

  Por ejemplo, el gran Abdi Bile, que ganó el oro en la prueba de de 1.500 en los mundiales de atletismo celebrados en1987, por delante de nuestro atleta toledano, José Luís González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!