31 diciembre 2009

Buenos propósitos para el 2010.

No fumo, voy al gimnasio regularmente, hablo inglés  y me gusta ser gordo. No obstante, como corresponde a la época del exhibicionismo en la que vivimos, públicamente publico en un medio de comunicación universal que no general, (de acuerdo con la sentencia de un surrealista juez) mis intenciones y deseos para el año próximo. Doy por reproducidos los de salud, paz y amor, para ir al grano.Advierto que son todos deseso egoistas.

En el año 2010 deseo lograr disfrutar comprando y emborrachándose hasta las trancas. Deseo que me deje de molestar tanto que la gente escupa por la calle imitando a los futbolistas y que reciclen su basura en cualquier lugar de la acera. Pido no irritarme con las faltas de ortografía y de sintaxis propias y ajenas. En este año me gustaria definirme como "amigo de mis amigos, un tío que quiere disfrutar de la vida en cada momento y que le gusta hacer de cada momento un momento (valga la ...). Pido que me haga gracia Belén Esteban, y El Hormiguero. Me propongo que no me volveré a reir viendo la cara partida a Berlusconi ni al tal Joseph Ratzinger (alias Benedicto XVI) tirado por los suelos por el amor de una loca. Solicito que no me entren remordimientos por los asuntos de urbanidad y educación, de tal modo que pueda ser feliz tanto aparcando en los lugares para discapacitados, como robando a la Hacienda Pública, y éstos son sólo dos ejemplos. En el año 2010, en resumidas cuentas. En resumen ¿podría ser un poco como Francisco Camps ?Fabra. ¿Es mucho pedir?
Feliz año nuevo.

2 comentarios:

  1. ¿qué le pasa al señor gordo que ya no escribe? ¿se ha puesto a dieta y está deprimido?

    ResponderEliminar
  2. No sé quién de las dos personas que lee esto eres pero te agradezco la atención. Publico hoy mismo una nueva entrada.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!