27 enero 2010

El doblaje en el cine (ahora en catalán)



  En una comunidad autónoma aún española, Cataluña, (north-east Spain) se discute el siguiente asunto: ¿Se debe seguir doblando las películas al castellano o se debe obligar por ley a que parte de ellas se doblen al catalán? Ya veo la mirada irónica y la sonrisilla de algún francés listillo, no necesariamente lector de Cahiers de Cinema, o de un danés, no necesariamente alimentado en los pechos de Dreyer y ardoroso seguidor de Dogma. La sonrisilla, no necesito aclarar que es de conmiseración, de petulante suficiencia.

  Quizá conviene hacer un poquito de memoria y recordar cómo surgió el doblaje y por qué ha tenido tanto éxito en España. El doblaje permitió entender la películas al popularizarse el cine sonoro, a partir de la década de los 30 del siglo pasado. Subtitular no era una opción cuando una gran parte del público era analfabeto. Posteriormente la dictadura de Francisco Franco (generalísimo y guionista aficionado) obligó a doblar las películas extranjeras como instrumento de la censura. El ejemplo más célebre y chusco de este desatino fue el convertir el adulterio de la película Mogambo en un incesto.

  El doblaje de las películas las empobrece y mutila, pues no podemos apreciar las voces reales de los actores y actrices. De hecho supone una estafa al espectador, al que se obliga a escuchar a todos los personajes con voces adulteradas que corresponden a una interpretación que se imita con mayor o menor fortuna del original. Debe añadirse que además el espectador está condenado ver todas las películas dobladas por el mismo puñado de voces. De Dark Vader a Eastwood, un gran número de personajes y actores han sido Constantino Romero y ahora otro buen número son Ramón Langa, nuestro Bruce Willis  local. El solemne y fanático pastor de la película de Hanecke, "La cinta blanca", tiene, lamentablemente, la voz de un señor gordo ilustre, Peter, protagonista de Padre de Familia. Ya no estoy seguro que Meryl Streep no salga en todas las películas. En cambio, Bardem ya no habla como Bardem en las versiones dobladas. No quiero ser injusto con los actores y actrices de doblaje, algunos de ellos excelentes, como Ramón Langa y Romero, sin ir más lejos. Sin embargo, ya es hora de que nos quiten el biberón, y podamos comer solitos. Solo la costumbre y la pereza adquirida por el mal hábito de ver películas siempre dobladas pueden explicar que el público todavía las prefiera y que soslaye los efectos ridículos del doblaje. “Por favor si ha dicho “so do I”. Hace un rato que el actor dejó de mover la boca y yo todavía tengo que escuchar que va diciendo “yo también estoy de acuerdo en lo que dices…” Como perverso efecto colateral, debe añadirse que nuestro pobre nivel de dominio de idiomas extranjeros, también se debe en parte, a que se ha privado a los espectadores españoles de ver las películas en versión original tanto en el cine como en la televisión.

  La conclusión entonces parece clara: el público es más formado y exigente, está familiarizado con el idioma inglés, que es el utilizado en la mayor parte de las películas extranjeras que se proyecta, por lo tanto, la práctica del doblaje debe ir desapareciendo progresivamente, y las películas se proyectarán como en el resto del mundo civilizado y menos civilizado en versión original subtitulada. Pues no. Por supuesto se debe seguir doblando las películas, pero ahora por amor de la protección del sacrosanto derecho lingüístico deberá hacerse, por ley, en el idioma patrio: el catalán. Ya lo intentó en su día el gobierno catalán de Convergencia i Unió y ahora lo vuelve a proponer el gobierno del tripartito. ¿Será sólo casualidad que aquel General mezquino amante del cine y los nuevos jerarcas del nacionalismo periférico peninsular lleguen las mismas conclusiones y soluciones? Sí, porque tras años escuchando a Scarlett Johansson decir cómo sopla el viento, es hora de oirla agradecida por como bufa el vent. ¿Oi que sí?

  La misma opinión, pero mucho mejor expresada, la podéis encontrar en este artículo de Diego Galán que me remite amablemente mi hermano Alberto.


A favor del doblaje en catalán,  podéis consultar este enlace:
 

8 comentarios:

  1. dobla ésto al catalán: http://www.youtube.com/watch?v=c9W839Rey6E

    ResponderEliminar
  2. Foteu-vos en els vostres assumptes. Sempre perseguint als catalans...no sé com podeu viure així.

    ResponderEliminar
  3. Por esa misma regla de tres las películas de producción catalana, una gran mayoría por cierto, deberían rodarse y emitirse en catalán. Me pregunto si entonces tendrías la misma mentalidad abierta... El hecho es que las productoras lo que buscan es el mayor número de espectadores, así que mientras no seamos un país multibilingüe (no sé si sabes que hay más idiomas aparte del castellano y el inglés)tu propuesta está fuera de lugar.
    Respecto al anterior "anónimo" el españolito de a pie tiene la innata e imperiosa necesidad de "cagarse" en alguien, y políticamente es más ventajoso desviar las atenciones hacía una comunidad de la que debería importarte un huevo lo que hagan a prestar atención a la corrupción que tienes dos manzanas más abajo.

    ResponderEliminar
  4. Te recuerdo que hay muchas películas que en V.O. tb están dobladas... todas las de animación, por poner un ej. Y películas como el bueno, el feo y el malo, tb están dobladas en V.O. Blade Runner tb está doblada en V.O. original. Vamos, las voces que oyes en inglés, no son las de los actores cuando estaban rodando las escenas, sino que tras terminar de rodar la película, los actores se tuvieron que doblar a sí mismos, para obtener un mejro sonido. Entonces a ver si empezamos a enterarnos un poquito mejor de qué va la cosa, y dejamos de decir tonterías. Los dobladores son necesarios, ¿sino quién pondrá la voz a los anuncios, o a los documentales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Estás procesando la cantidad de gilipolleces que estás diciendo?

      Eliminar
  5. El doblaje no empobrece y mutila, como dice usted. El mal doblaje, sí. El bueno, a veces, hasta 'arregla' las pifias de los originales. Y siempre habrá doblaje, porque hay demanda de ello. Y el negocio es el negocio. Ya me gustaría a mí verle a usted pagar por una entrada de cine para ver una película iraní, polaca, china, o hindú... sin doblar ni subtitular. Recuerde que los subtítulos también desvirtúan porque apartan la atención del espectador hacia ellos, y empobrecen la calidad de la fotografía. Recuerde también que, incluso en la fabricación de la película, algunos actores son doblados por otros, y por diferentes causas. El doblaje es parte integrante del cine. No lo mutile usted.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo mismo lo hubiera dicho mejor. La riqueza de nuestro idioma y la calidad de los dobladores que hay en este país mejoran una gran mayoría de producciones extranjeras. Seguramente el doblaje nació por cuestiones del negocio y por la triste educación que recibimos en éste país. Ojalá todos saliéramos del colegio hablando una lengua extranjera al menos, como en otros países de Europa. Pero también hay que tener en cuenta que no tenemos porqué conocer la cultura o actualidad del país de donde viene la película o serie doblada, y si no nos "tradujeran" las bromas o diálogos sobre algún famoso, político, estrella de turno, etc., del país de origen, o nos cambiaran las expresiones típicas por las nuestras, no nos enteraríamos de nada. Definitivamente, el "buen doblaje", y de ésto por aquí hay mucho y profesional, mejora el cine.

      Eliminar
  6. Si eliminaran el doblaje las películas americanas no se comerían un colín en España, solo veríamos cine español

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!