23 abril 2010

Un fulano volcán

Islandia parecía ser solo un próspero e inofensivo país gobernado por mujeres apellidadas algo dottir a las que les gustaba estar en top less en las playas del Albir. Exportaba dos productos: pescado y la música de Bjork (estupenda cantante con deplorable depilación). Sin embargo, Islandia alojaba en sus entrañas la semilla del fastidio global. Con la crisis financiera, supimos que se iba camino de convertirse en una cueva de Ali Babá bancaria. Y ahora lo del volcán. Un volcán, que, sin previa consulta ni reivindicación se pone a erupcionar por su cuenta y riesgo sólo para hacer la pascua a los europeos Eso no lo hacen ni los del SEPLA ¿Y qué es un volcán para comportarse de esta manera? No es más que una montaña con un agujero. Sus compañeros hasta la fecha servían para ser admirados por los turistas extranjeros o, en su caso, para viajar al centro de la tierra. En cambio ahora prefieren arruinar negocios, vacaciones familias felices y atareados gobernantes. Los viajeros desesperados piden información en los aeropuertos ¿pero que información se puede dar? El volcán está en erupción. Los vulcanólogos de guardia que son requeridos por los medios de comunicación aseguran que no se puede predecir cuándo un volcán va a erupcionar, cuando va a dejar de erupcionar, dónde van a ir las cenizas. Sólo cabe tirar por la calle de en medio. Quizás las cenizas no sean tan dañinas para los motores como dicen. Que vuele Niki Lauda, que ya no puede perder más orejas y que nos lo cuente.

Hoy es un volcán, ayer fue un pollo enfermo, anteayer el que estaba enfermo era un cerdo y poco antes una vaca. Los agoreros dicen: la naturaleza se está tomando la revancha por su maltrato. ¡Arrepentíos pecadores! Gaia se ha puesto de mala leche. El caso es que nuestra vida orientada supuestamente al hedonismo está en realidad diseñada para ser constantemente jodida. Da igual que sea el SEPLA, la gripe o el Niño. Una vaca loca, un terrorista o Mejuto González. La ley de hierro de la satisfacción plena dice: cuando todo tiene que salir bien, nada acaba saliendo como se esperaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!