07 octubre 2012

Informe sobre pijos ( y ácratas)

1.- Hechos. Utilizando las redes sociales de Internet, personas anónimas convocaron una concentración el día 25 de septiembre pasado, bajo el lema "Rodea el Congreso". Como su propio  nombre indica, se trataba de rodear el Congreso de los Diputados en protesta contra la clase política. El edificio se protegió con un dispositivo policial capaz de disuadir una invasión marciana. Se produjeron disturbios en los que no fueron ajenos la actuación de la propia policía uniformada y de paisano. Algunos manifestantes fueron detenidos y acusados de un delito contra las instituciones del Estado. El asunto llegó a la Audiencia Nacional. El magistrado Santiago Pedraz decidió en un auto que no hay indicios de delito y archivó el procediento. Según el juez, los manifestantes no interrumpieron el normal funcionamiento del Congreso. Añade que se trata de una protesta lícita que debe entenderse teniendo en cuenta la "convenida decadencia de la llamada clase política". El portavoz del Partido Popular en el Congreso, Rafael Hernando, reaccionó diciendo que el juez se comportó como un pijo ácrata.

2.- Pijos. Me he pasado media vida tratando de ser un pijo. Estudié en los jesuitas y eso marca.  Luego proseguí mis esfuerzos estudiando derecho y haciéndome abogado. Tengo varios polos Lacoste, pero cuando me ven bajar de mi abollado Fiat Uno mis esfuerzos por ser pijo se desvanecen como el sentido común de un talibán. Los pijos quizá sean odiosos, pero siempre impecablemente arreglados (o ficticiamente desarreglados), hacen cosas interesantes como navegar o fiestas a la orilla de las piscinas y sobre todo son muy organizados. Cuando no son calvos su cabellera no tiene rival. La paradoja está en que el propio Rafael Hernando es un pijo de manual. Indumentaria, lenguaje e incluso filiación política y flequillo lo adscriben a dicha tribu sin ningún género de duda. El aspecto de Pedraz, es compatible con dicha comunidad, si bien no su comportamiento. 

3.- Ácratas. Dícese del partidario de suprimir toda autoridad. Me encanta esa palabra, que además tiene la virtud de ser esdrújula.  Pero es un extraño modo de calificar a un juez. Faltar a alguien llamándole ácrata es todavía un exquisito privilegio de los pijos. 

4.- Políticos. Y sin embargo, la indignación de algunos  políticos y sus periodistas a sueldo por el hecho de que un juez hablara en su auto de la decadencia de la clase política, no deja de confirmar que dicha decadencia es cierta, como dice Miguel Ángel Aguilar.

5.- Si hubiera sentido del humor. Si el juez Pedraz hubiera recurrido al  humor, habría escrito en su auto que la protesta en el congreso se realizó, pese a que la mayoría de la sociedad considera a los políticos abnegados y admirados servidores públicos. Nadie le hubiera criticado pero todos hubieran captado el mensaje. Si Hernando tuviera sentido del humor diría que lo que ciertamente no existe es la decadencia de la llamada clase judicial. O sea, como que no.

Artículos de referencia:



9 comentarios:

  1. Soberbio y exquisito post. Directo al corazón, qué razón tienes Manolo. Ahora, que jueguen a la Oca. Por cierto, del anterior post me quedo con ese divertimento de panfleto obra de secta del miedo y la sótana, "Camino". Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me ah gustado muchísimo este post, es inteligentemente sencillo y divertido. Lo eh disfrutado y releído por puro gusto. Con respecto a intentar ser pijo... Tu sigue practicando, seguro que un día lo conseguirás, pero cuidado con esforzarte demasiado... no termines convirtiendote en un pijo ácrata.

    PEPITO GRILLO

    ResponderEliminar
  3. Una vez más, muy buen post. El punto 2, soberbio.
    Saludos
    B.

    ResponderEliminar
  4. Invitación

    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven para acá.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  5. Toda la razón del mundo. No se puede entrar a valorar a un juez y menos precisamente con esos calificativos "despectivos" cuando en realidad el auto no hace nada más que reflejar la triste realidad de este país donde la clase política (independientemente de derecha, izquierda o centro) debería "hacérselo mirar", hacer autocrítica y realizar el trabajo por el que supuestamente le pagamos todos los españoles.

    ResponderEliminar
  6. Pasaba imaginando tu opinión sobre un premio nóbel, esperaré porque estoy casi segura de que algo cae.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Hola Manolo. pero sabes lo que pasa? Que ese auto de Pedraz hizo mucho daño en ciertos cargos del PP. Y no se puede acatar la decision de un juez que se pronuncia de esa manera y dando la razon al ciudadano. Por suerte hay juezes como Pedraz o Marlasca. epollito

    ResponderEliminar
  8. Un gran artículo. Como dijo Santo Tomás de Aquino: "no es lo mismo un insipiente (falto de sabiduría o ciencia) que un estólido (falto de razón y discurso); resulta más problemático, por ejemplo, tratar con un fatuo (el tonto que se cree listo) que con un necio (el tonto que no sabe que lo es) y desde luego es toda una tragedia depender de un insensato (un fatuo que, además, tiene poder)"... ¿Hablaba de los políticos?

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos por vuestros comentarios. Supongo Mark que se puede aplicar tu comentario no sólo a los políticos, también a otros colectivos, los futbolistas, los responsables de recursos humanos, los abogados...

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!