05 junio 2013

Negar el saludo

  Hace poco se entregaron en Madrid los galardones de fin de carrera a los mejores, en concreto 126, estudiantes universitarios españoles. Algunos de ellos se negaron a dar la mano al Ministro de Educación, un tal Wert, en protesta por la política educativa del gobierno. Cuentan las crónicas que esta actitud la adoptaron "una decena". Es decir, diez. Por lo tanto "algo más de una centena", es decir 116 estudiantes dieron la mano al ministro Wert y quizá hasta una palmadita en la espalda.

  Si hubiera sido la improbable pero no imposible entrega de premios a los 126 peores estudiantes de la universidad española, el gobierno podría haber visto corroborada la tesis de que las protestas estudiantiles están capitaneadas por zoquetes "Cum Laude". Pero tratándose de los mejores cerebros de la patria, sólo puede aducirse el proverbial carácter despistado de los genios. Pero como resulta que llevaban las camisetas verdes en defensa de la educación, habría que añadir el proverbial carácter de los genios para vestir mal. Ya lo decía Antonio Machado: "ya conocéis mi torpe aliño indumentario..."

  Desde una perspectiva meramente superficial, esto me hace concluir que habiendo dado la mano Wert a 116, el hipotético riesgo de sufrir una tendinitis en la muñeca o de padecer una infección se redujo de una manera despreciable, al tiempo que el sofocón por la negativa a ser saludado fue igual que si lo hubiera hecho solo uno. Diferente hubiera sido si 50 no le hubieran dado la mano. Sofocón sí, pero tendinitis no. Por lo tanto, los diez hostiles comprometidos con la educación pública le pusieron en el peor escenario social y sanitario posible.

  Desde una perspectiva personal/superficial/política debo confesar que estoy muy orgulloso de los estudiantes que realizaron el  desplante al nefasto Wert, agente secreto de los obispos y de los heterosexuales a los que les gustaría tener la pluma de algunos gays. Pero personalmente los actos sociales ya me parecen lo suficientemente violentos de por sí, y yo soy hombre de paz. No sé cuando reír, cuando hablar, cuando callar y cuando marchar. Por lo que un momento violento en un acto social es el colmo de mis fobias sociales. El chuletón de buey en el plato de Paul McCartney. La revista "El jueves" en el salón de la Infanta Cristina.

  Además, debo añadir que como víctima de más de un desplante social de esta naturaleza, no hay nada que me parezca más desagradable (salvo quizá cuando me cayó una cucaracha en un hombro). Como buen cobarde, fantaseo con hacer desplantes a mis enemigos, igual que lo hacía Manolito el amigo de Mafalda. Me imagino no sólo negándoles la mano, también haciendo comentarios lacerantes, dirigiendo risas sardónicas y poniéndoles en ridículo cósmico. Pero en la práctica padezco de compasión o simplemente carezco la necesaria presencia de ánimo. Mucho me temo que sería de los que daría la mano a Wert y a otros como él. Eso sí, luego me la lavaría a fondo.


EFE/Manuel H. De León


El Señor Gordo
El humor está aquí, en algún sitio
Estamos en Facebook y Twitter



18 comentarios:

  1. Ojalá vaya creciendo el número de comprometidos que hagan gestos como el de estos estudiantes cada vez que surja una oportunidad.

    ResponderEliminar
  2. nose seguro pero 10 no creo, creo que fueron 13

    Lo segundo, has visto el video? el abucheo a wert, los aplausos a no dar la mano no solo fueron de 13 personas... si han sido 13 o 10 que mas da...pero unos valientes que han defendido sus derechos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Derecho a no dar la mano?. Menuda tontería. A mí me pareció una falta de educación, pese a no estar de acuerdo con su política (Wert). Pero si tanto desprecio sentía, tampoco deberían heber recogido el premio. Ah, no, el premio que no lo toquen.

      Eliminar
    2. Comparto su opinión, y me gustaría que algunos recordaran o leyeran aquel relato de Miguel Agustín Príncipe que termina con la frase:
      "¿ De qué os servirá el talento, si os falta la educación? "

      Eliminar
    3. el premio no es un regalo de ese impresentable de wert, es un premio que ell@s se han ganado con su esfuerzo y trabajo.
      Yo si hubiese estado le hubiese escupido.

      Eliminar
    4. y falta de educación la tienen esos mierdas del pp quitando todos los derechos que están quitando, subiendo los impuestos y robando al máximo, semejantes desechos humanos no son dignos de recibir el saludo de una persona decente

      Eliminar
  3. Si lo mejor de la universidad española no tiene modales ni respeto, mal vamos. Una cosa es no estar de acuerdo con la reforma que se ha llevado a cabo, no el ministro, sino el gobierno, y otra cosa es NO SABER COMPORTARSE en un acto público. Sea quien sea el que te de el premio. Estos gestos lo único que demuestran es la ignorancia de un valor casi olvidado ya. RESPETO. Y ojo, que no estoy en contra de la lucha social, que hay que hacerla, Pero no así. Chulería y falta de civismo es lo que tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se debe confundir mala educación con ser consecuente con una forma de pensar. Estos chic@s han sido muy consecuentes, valientes y realistas. Yo no veo chulería por ningún lado.

      Eliminar
  4. Y ahora algo parecido en Europa. El PP se pone nervioso.

    ResponderEliminar
  5. Los alumnos hoy día esta manipulados por los cabecillas sectarios de izquierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O de derechas segun lo mires.siempre con el mismo cuento

      Eliminar
  6. ¿ ministro, donde esa el ministro ¿

    ResponderEliminar
  7. Interesante punto de vista.

    Ver como de entre una población seleccionada (personas tituladas y destacadas) y no precisamente despreciable en cuanto al nivel intelectual alcanzado (si es que eso hoy significa algo para algunos ya no acostumbrados) menos de un 10 % toma una actitud contraria a la del otro 90%. Y es valorada como lo acertado, como lo correcto. Y en el video se observa cómo manifiestan esa actitud , que en términos temporales hubiese ocupado una pequeñísima parte del repostaje completo del acto, aislando el metraje ocupado por la gran mayoría: esa que en algunos sitios no vale nada. Especialmente en los lugares donde la democracia es más aclamada.

    Y así, sólo los titulares intentan demostrar el valor de una actitud cuando en realidad lo que se demuestra es que es, desde términos democráticos, claramente minoritaria, que no quiere decir necesariamente errónea, pero lo parece bastante.

    En un acto de entrega de diplomas a militantes de un partido de izquierdas por ejemplo Cubano, o de miembros del partido de Gordillo, todos subvencionados hace décadas, hubiese sido impactante verlo, es algo que no ocurre, las adhesiones inquebrantables son la norma.

    Pero esto es España, democracia, y si una postura es compartida por un 10% de entre una población preparada, lo lleva claro.

    Si el titular fuese: "¡qué vergüenza!, ¡sólo 1 de cada 16 alumnos rechazó saludar a Wert!, podría ver el análisis de otra manera. Pero tal y como se enuncia, el 10% de marras lo que está haciendo es retratarse y mostrar de lo que irá el resto de su vida: de minoría respetabilísima pero inútil.

    La lectura de que "entre la gente de mayor capacidad intelectual el 90 % no rechaza la gestión de Wert" que es la que se puede extraer de la noticia cuando no se tiene la visión cegada por el humo del paniaguamiento, es tranquilizadora.

    ResponderEliminar
  8. diras unos hipócritas, que van a recoger el premio y no saludan, si no están de acuerdo por qué van al premio? A ver si aprendemos a ser coherentes y no tan HIPÓCRITAS!

    ResponderEliminar
  9. Comprometidos?? si tuvieran un mínimo de dignidad habrían rechazado el premio,
    lo que hicieron es el típico paripé socialdemocrata

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy orgullosa de los 10 estudiantes que se atrevieron a hacerlo. Así sí.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. poco desplate para tan poco ministro , Los 126 deberían haber hecho lo mismo. Pero bien por los 10 estudiantes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!