07 octubre 2013

Preguntas sinceras

  Tan vieja como la sociología o incluso la Torá es la ciencia de hacer las preguntas correctas. La pregunta correcta que uno debe formular no es para obtener el punto de vista del sujeto preguntado sino para  recibir la respuesta que previamente queremos obtener. Unos llaman a eso manipulación y otros lo llaman implementar las posibilidades asertivas de las frases interrogativas.

  Uno de mis pasatiempos mañaneros favoritos es contestar a las preguntas que el diario español El Mundo plantea a sus lectores en una intrigante sección a la que llaman debate. La pregunta planteada tiene dos posibles respuestas. El "no" se marca con una flechita verde y el "sí" con una flechita roja.

  Por lo general las preguntas, que suelen tener un contenido político, se formulan en los siguientes términos: ¿Cree usted que el gobierno debe asumir responsabilidades, o que los sindicatos hacen todo lo posible, o que la oposición hace su trabajo etc etc etc o es usted un idiota? Una vez que votas te salen unas barritas de colores con el escrutinio. La respuesta de los idiotas (que es la que yo siempre apoyo) sorprendentemente suele estar siempre, sea cual sea el asunto planteado, en torno al veinte por ciento. Sospecho que siempre el mismo veinte por ciento de idiotas, lo que me confirma que en España aún abunda el sentido del humor incluso entre los lectores de El Mundo.

  El debate sobre Cataluña se está planteando en términos parecidos. Nadie en su sano juicio prefiere ser dependiente a independiente, pobre a rico, tonto a listo, aburrido a divertido (bueno quizá Rajoy sí prefiera ser aburrido...) Quién no apoyaría el derecho a decidir. Qué bonita la palabra independencia, pero qué feo el término secesión. ¿Le gustaría a usted que Cataluña dejara de pertenecer a la unión europea? ¿Le gustaría que dejara de pertenecer al euro? ¿Está de acuerdo en no otorgar la ciudadanía catalana a los nacidos fuera de Cataluña con residencia inferior a diez años? Quizá, sí, por qué no.

  ¿Cosa de políticos? Ni hablar. Yo mismo puedo dejar en mantillas a los plumillas de El Mundo y a toda una caterva de independentistas furibundos. He formulado y formulo en mi vida privada cientos de preguntas tendenciosas y he intentado contestar otros cientos. Preguntas tendenciosas, absurdas, manipuladas, capciosas, en fin fraudulentas. Y aún así, no crean, alguno hay que prefiere estar en el veinte por ciento de los idiotas. ¡Serán idiotas!

  En fin. Nada más bello que la sinceridad y pocas cosas son más valiosas que una buena paella y la cualidad de atreverse a formular las preguntas adecuadas sin pelos en la lengua.

  Terminaré mi entrada con un ejemplo práctico, pero animo a todos los lectores de bien y buena voluntad a que formulen las suyas y así construir un mundo mejor y más justo.

1.- ¿Deben los salarios adaptarse a las exigencias de la producción o es mejor que el egoísmo de los trabajadores lleve el país primero a la ruina y luego a la guerra?

, debe adaptarse.
No. Me gustan las guerras y las epidemias.

2.- ¿Debe España seguir sangrando cultural y económicamente a Catalunya, despreciando su cultura, burlándose de su infancia y mancillando a sus mujeres o es preferible que Catalunya se dote de mecanismos institucionales que nos den paz, prosperidad y la liga de Campeones para el Barça?

. Es bueno que España siga esquilmando Catalunya hasta que la península sea otra vez Al Andalus.
No. Es mejor tener instituciones independientes,  vivir en paz y celebrar los títulos en la Plaza Canaletes.

3.- ¿Es justo que Zapatero, que nos ha llevado a esta crisis económica y política viva tranquilamente escribiendo sus memorias o debería sufrir en sus carnes tanta injusticia y pobreza como su desgobierno socialista trajo?

es justo. Habría que invitarle a que optara libremente por el suicidio.
No. Debería cavar zanjas como castigo o al menos leer novelas de Lucía Etxebarría.


El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

13 comentarios:

  1. ¿El egoísmo de los trabajadores han llevado al país a la ruina? ¿De verdad te crees eso? Porque yo no soy el que se beneficia de las plusvalías del trabajo, ni ningún trabajador. Ese discurso para la calle Génova, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, no has entendido nada.

      Eliminar
  2. Haces preguntas tendenciosas.

    ResponderEliminar
  3. Comparar la subida del SMI con un incremento solo del IPC, con una guerra no solo es estúpido sino fuera de toda realidad, y lo de las epidemias ya ni te cuento. Por favor, debate serio, le admito incluso lo del famoso esfuerzo por la crisis, pero abstengase de decir tonterías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora es cuando entiendo eso que dice el informe PISA acerca de la baja comprensión lectora.

      Eliminar
  4. Igual los de tu diario no se han enterado de que la falta de producción se debe a la falta de demanda. ¿Alguna idea de donde viene la falta de demanda?

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes, no se si se han tomado el tema demasiado en serio o yo no soy capaz de tomar en serio a El Mundo. Yo tambien suelo contestar a las preguntas de El Mundo, para darle un toque de humor al día, creo que no se deben tomar en serio sus preguntas, precisamente por la forma en que las hacen. Me alegra encontrar alguien que haga las mismas cosas "idiotas".

    ResponderEliminar
  6. Jaja, muy buen artículo, lo que no se es cuanta gente va a pillar la sutil ironía jaja.

    Dejo mi pregunta:
    Debemos bajarnos los pantalones frente Alemania y vivir en un UE democrata que nos ayude en todo momento, o debemos salirnos de el euro y caer en el caos la destrucción el hambre y la anqrquia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La respuesta correcta es bajarse los pantalones? Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. ¿Puede el PSOE,(partido de la oposición),decir siempre,NO,a las iniciativas del Gobierno? o ¿puede el PP,aprobar lo que le dá la gana con su mayoria absoluta por ¨cuyons¨?

    ResponderEliminar
  8. Ya de entrada, llamar debate a preguntas cerradas que encierran verdades categóricas sin posibilidad de discusión o debate, es para dar un premio al que las hace y un coscorrón a quien se las cree. De todas formas yo a eso sí le llamo manipulación, manipulación mediante frases asertivas introducidas en una oración interrogativa con el objetivo de manipular la respuesta, de manera que se pierde la asertividad, que se revela no era más que aparente, engañosa y manipuladora.
    Pero como juego está tan bien como poner pedales en los orinales. Un tipo de niños-adultos se pondrán a pedalear, más allá del que pedalea en sentido contrario para hacer ver lo absurdo de los pedales.
    http://humanosono.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Si, yo todos los dias veo en las calles de Cataluña como españoles con bigote, patillas a lo Curro Gimenez, violan a mujeres catalanas sin descando y sin tregua.
    Despues, asaltan y atracan a los inocentes ciudadanos catalanes, dejandolos sin un centimo en los bolsillos. O no, eso creo que lo hacen los politicos catalanes, que luego se llevan los euros a Suiza y compran pitos, para fardar delante de su hembra y que vea como pitan a la puta España.

    ResponderEliminar
  10. La sociedad de la felicidad, Cataluña después del referéndum. Qué bonito paraíso. Y el Masías ya no será Mas, será Junqueras. Que Deu ens guardi.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!