12 marzo 2014

¿No habíamos quedado en que España era un Estado aconfesional?

  "Para lo que me queda en el convento... me cago dentro".

  No sé si es lo que debió pensar el cardenal Rouco Varela, quien un día deberá despejar la incógnita de su parentesco con el cantante Paco Clavel, cuando sermoneó en el "Funeral de Estado", homenaje a las víctimas del atentado terrorista islamista del 11-M en Madrid. Era su última gran función púbica y no dudó en utilizar el púlpito para alentar la teoría de la conspiración y hacer parecer a Torquemada como un liberal. El precio de la unidad de las víctimas fue encargar la conmemoración al hasta ayer, manager general de la Iglesia Católica española. Las abuelas solía advertirnos que quien con niños se acuesta, meado se levanta. Pero detengámonos un poco en el asunto. ¿Cómo que funeral de Estado?
 
¿No habíamos quedado en que España era un Estado aconfesional?

  Conforme con el artículo 16.3 de la Constitución española, la misma que debe aprenderse de memoria cualquier opositor que se precie, podemos leer: "Ninguna confesión tendrá carácter estatal". Consagra la aconfesionalidad del Estado. Eso debería impedir, entre otras cosas, que Rajoy se pasee bajo palio, como lo hacía el criminal llamado Francisco Franco; no lo puede hacer. Pero también cualquier mezcla entre el poder político —que representa a todos los ciudadanos sin distinción de religiones— y la Iglesia.
 
  A continuación, en el mismo artículo, la "Carta Magna" como pedantemente la llamamos los juristas (incluso los juristas de pueblo como yo) añade: "Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones religiosas". De acuerdo. Cooperemos, pero ¿cómo? ¿Solo con la Iglesia Católica? ¿Debe el Estado subvencionar a las asociaciones que promuevan el agnosticismo, ya que 30% de la población que se declara agnóstica o atea? ¿Se les debe eximir del pago de impuestos y permitir que inmatriculen fincas con títulos elaborados por ellos mismos? ¿Tienen derecho los musulmanes a que el Estado pague imanes que impartan islam en las escuelas públicas?

  ¿Cuáles son las creencias religiosas de la sociedad española?  Por supuesto la gran mayoría de los españoles creen con fanatismo en el Real Madrid, el Fútbol Club Barcelona, El Atlético de Madrid y algunos en la secta del Athletic Club, pero si hablamos de las otras religiones, ¿cómo contamos a sus fieles? Desde luego no por costaleros, conozco alguno de lo más ateo. ¿Por número de bautizados? Eso dicen ellos, pero esta cifra tiene truco (y no trato).

  Si usted ha intentado darse de baja en la Iglesia Católica, habrá comprobado que se trata de una especie de supermaligna empresa de telefonía móvil. No solo es imposible hablar con nadie, ni siquiera con rango de operadora de ultramar, sino que la solicitud para darte de baja es rechazada sistemáticamente sin que el solicitante pueda hacer nada para que su solicitud se curse. El Tribunal Supremo convalidó este comportamiento, argumentando que las partidas bautismales no podían ser modificadas al no tener la consideración jurídica de "fichero". En resumen, los bautizados son católicos estadísticamente de por vida, sin posibilidad de darse de baja.

  La única posibilidad entonces para abandonar esta confesión es mediante la expulsión, la excomunión, que acarrea una estancia más bien larga en el Averno. Pero no crea que se trata de un camino sencillo. Yo lo he intentado y aquí sigo, celebrando el miércoles de ceninza. Por supuesto, los más osados, aquellos que siempre están dispuestos a superar sus propios límites y no aceptan un no por respuesta, siempre pueden invocar a Satán o a la UGT en mitad de una misa, subirse al púlpito y gritar ¡Alá es grande! durante una comunión, bailar en el altar ataviado de masón o sustituir a la Virgen de los Remedios por un buda de doscientos kilos en un paso de Semana Santa, como desesperado intento para lograr la excomunión.

  Pero debo advertir, aunque no por experiencia, que ni aun así el éxito está asegurado. Ellos lo que quieren son contribuyentes para seguir recibiendo del Estado considerables sumas de dinero. Solo por el IRPF, 249,2 millones de euros en el 2013. A eso hay que sumarle la exención de impuestos, las inmatriculaciones de fincas que no les pertenecen y otras ayudas pecuniarias. Además se les permite celebrar funerales de Estado, colocar biblias y obligar a que se imparta su doctrina en los colegios públicos, eligiendo ellos sus profesores que pagamos entre todos (religiosos y canallas apóstatas).

  De acuerdo con un estudio del CIS del año 2013, el 70% de los españoles se definen como católicos, aunque casi el 60% reconocía no ir a misa nunca y solo algo más del 13%  dice asistir todos los domingos y festivos. Creo que los católicos españoles irán de cabeza al infierno o es que se califican de católicos como quien compra Hacendado en Mercadona, a falta de una oferta mejor. Ellos sabrán.

  Los Estados laicos garantizan la libertad religiosa de los ciudadanos, como se demuestra a diario en Francia, donde millones de católicos, musulmanes y de otros credos practican libremente su religión. Lo que no permite es que una religión se aproveche del Estado, se convierta en su portavoz, tenga asignada una partida en los presupuestos generales del Estado o no pague impuestos, entre otros privilegios. ¿Será por  eso que algunos no quieren que España lo sea?






El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

10 comentarios:

  1. Estimado Señor Gordo:
    La apostasía es la fórmula tradicional que la Iglesia Católica ofrece para dar de baja a sus abonados, pero es un procedimiento largo y costoso. En su lugar sugiero el matrimonio -civil- con un/una divorciado/ada. Eso sí, hay que darse prisa, no vaya a ser que este nuevo Papa nos deje sin esta vía para la excomunión.
    La Señora Flaca

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, este país dista mucho de ser laico y aconfesional.
    Desde mi condición de ateo (y apóstata) respeto profundamente cualquier creencia religiosa, pero lo que no puedo respetar es a la institución eclesiástica.
    Una institución sectaria que se ha apropiado de unos valores que en ningún caso son valores cristianos o católicos, son valores humanos y son compartidos por gentes de todas las culturas y religiones.
    Su poder mediático a conseguido además convencer a gran parte de la ciudadanía de que "hacen cosas buenas" de que "hay muy buena gente en la iglesia" y otros populismos semejantes.
    Sería muy largo discutir esto (que evidentemente es cierto), pero un par de preguntas:
    ¿como ha tratado la iglesia católica a uno de sus movimientos que más honesta y sinceramente se ha querido acercar al pueblo y luchar contra la pobreza? Hablo de la teología de la liberación.
    Por otra parte, a los que militamos en organizaciones que luchan contra la pobreza y abogan por un desarrollo por, para y con las personas, nos piden ingentes cantidades de documentos, formulaciones, avales, cofinanciaciones, etc. para poder hacer eso que algunos llaman "cosas buenas" (otros les llamamos trabajar por la justicia y la equidad). ¿Qué le piden a la iglesia católica?
    Bueno, sin más, no me quiero alargar mucho, felicidades por el artículo y terminar sólo animando a la apostasía, yo lo hice hace ya casi diez años y la verdad es que no fue tan complicado:
    Mi ama me cogió la fe de bautismo en la parroquia donde me bautizaron.
    Redacte un formulario (ver enlace) y lo envié con acuse de recibo al obispado que me correspondía (esto se puede consultar en
    http://www.conferenciaepiscopal.es/index.php/iglesia-catolica-en-espana/diocesis-espanolas.html
    Recibí un acuse de recibo y al de pocos días una carta explicándome que "era un tema importante como para tratarlo por carta y que tenía que concertar cita con el obispo"
    Pues la concerté, al día siguiente tuve una entrevista muy divertida donde me leyeron las terribles consecuencias de mis actos y, en presencia de una notaria, firme mi apostasía.
    Os envío un enlace donde se explica el procedimiento:
    http://www.feministas.org/spip.php?article230

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y tu información. No me apetecía nada poner un buda en un paso de semana santa. Además no encontré ninguno a buen precio con el tamaño necesario.

      Eliminar
  3. No es por desanimar, pero hay casos en que lo de apostatar es simplemente imposible, pues depende del humor del preboste eclesiástico de turno. Yo, siguiendo las instrucciones de una conocida web, me dirigí a la parroquia donde fui bautizado y al tiempo al obispado de esa ciudad. La parroquia ni contestó y el otro me dijo que debería dirigirme al obispado de la provincia en que resido, Madrid. Así lo hice y me contestaron que debería solicitarlo en el obispado de la provincia en que fui bautizado. ¿Sigo?

    ResponderEliminar
  4. Creo que con mis comentarios te va a subir el nivel de adrenalina en sangre, no es mi intención disentir tanto de tu pensamiento, pero como creo que tu blog es un espacio de libertad me atrevo, algo que no haría con otros. Yo soy de las católicas que no van a Misa, que tienen unas creencias religiosas que se quedan sólo con lo que les conviene. La mía es una confesión hecha a mi medida, como los trajes de un sastre, y lo que me mueve siempre es la ética, el no hacer a los demás lo que no quisiera que me hicieran a mí. Cualquier iglesia es un gran negocio, que hace y deshace en nombre de Dios, pero Él está ahí con independencia de la agrupación a la que nos queramos apuntar. Puedes sentirlo o no, pero te aseguro que encomendarse produce una gran satisfacción, una gran paz, no sabría cómo explicarte. El Papa que ahora tenemos me da la impresión de que sigue derroteros que no están muy alejados de los míos, y aún tiene mucho que demostrar. No quedaremos descontentos. Creo que no hace falta que reniegues públicamente de la religión en la que te bautizaron, con que te sientas libre de todo eso es suficiente, es una cuestión íntima. En realidad a nadie le importa lo que tú, yo o cualquier otro sintamos en cuanto a la fe, por lo que todo eso que comentas son acciones de efecto, fuegos de artificio.
    Rouco me desagradó siempre, parecía Nosferatu, un tipo radical y siniestro, pero bueno, en todas partes se cuecen habas, y por el hecho de ser sacerdote no se le tiene por qué presuponer santidad. La iglesia está hecha por seres humanos, con sus inevitables defectos.
    Me he desternillado con lo que has dicho de buscar la excomunión haciendo todas esas cosas en una Misa. Es por eso que te leo, porque tus ideas y tu sentido del humor no tienen parangón con ninguna otra cosa que yo haya visto. Espero que no apostasíes de mí por no comulgar, y nunca mejor dicho, con tus ideas. A mí estar bautizada me produce una enorme felicidad, por todo lo que te he dicho. Hay que mirar más allá, no fuera sino dentro de uno mismo, saber qué es lo que te produce paz y te reconcilia con el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo fantástico y es perfecto que sea usted una cristiana que no sigue las normas obligadas del cristianismo, pero en cuanto a la apostasía, ¿de verdad no entiende que uno no quiera figurar en la lista de cristianos, si no lo es?, ¿permitiría que el Partido Comunista (o Bildu, o la Logia P-2, o el Real Madrid) la tuviera en sus listas como miembro sin serlo?
      Puedo entender esa gran paz que siente después de encomendarse, debe ser algo así como lo que yo siento cuando después de estar estreñido consigo ir al baño.

      Eliminar
  5. que yo sepa las religiones a medida no existen, no se puede hacer lo que a uno le de la gana, lo que tú practicas "católica a medida", no es más que tu propio espiritualismo, no una religión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo más bien diría que no existe religión que no sea "a medida". ¿Conoces a alguien que siga las normas obligadas del cristianismo, por ejemplo? Incluyendo las que son contradictorias entre sí (p.ej "ama a todos los hombres por igual" y "no ames a estos grupos de gente"). Y también aquellas cuyo cumplimiento acaba contigo en prisión (p.ej apedrear a las adúlteras).

      Eliminar
  6. La religión , monarquía y sindicatos, que sean autofinanciados. El que necesite un cura, un rey o un sindicalista, que se lo pague.

    ResponderEliminar
  7. Aquí se aprovechan del Estado, los políticos, los sindicatos, la patronal, las ONG,s y hasta los ciudadanos con su estafillas a hacienda.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!