15 junio 2014

La santa indignación

  Como ya saben suelo iniciar mis entradas diciendo: "como ya saben". Pero si no saben, España perdió el pasado viernes contra Holanda en la Copa del Mundo (en España, mundial) por un gol a cinco, lo que ha dado a la prensa deportiva la oportunidad de utilizar hermosos términos como "aciago", sin duda, una de mis palabras favoritas. ¿Qué es lo que saben? Porque lo saben hasta los que no les gusta el fútbol, de los que ahora hablaré.

  Tras la derrota española, las redes sociales se llenaron de la santa indignación que les producía el resultado. Pero no eran hinchas furiosos con la actuación del equipo los que pedían que se cortaran cabezas (metafóricamente), los que exigían responsabilidades a los jugadores por haberse comportado como jubilados sobre el césped. Eran indignados que se indignaban porque consideraban indignante que fuera objeto de indignación perder un partido de fútbol. Y copiaban y recopilaban en los faceboook un cartelito naranja (para más escarnio de la selección) que venía de decir algo así como "Holanda (por Países Bajos) 5 % de paro. España 30%, y luego os "jode" (lo siento, ese era el verbo empleado) que se pierda un partido".

  Otros santos indignados llegaban más lejos. Reprochaban a aquellos que nos gusta el fútbol que perdiéramos nuestro tiempo, energías y neuronas en discutir si debe jugar Casillas o De Gea (casi todos estamos de acuerdo que Reina está para los chistes) y en nimiedades semejantes, ignorando lo realmente importante, como las desigualdades sociales, el hambre en el mundo, la destrucción del medioambiente, la corrupción política, la corrupción del aire, la corrupción de menores y cosas así.

  Por una vez, y sin que sirva de precedente, me voy a poner "empático" (palabra detestable) y voy a defender por espacio de un párrafo a mis adversarios neuronales. Yo, que soy capaz de identificar la final del Mundial de 1978 o de 1974 con un vistazo de cinco segundos, es decir que soy un futbolero graduado por la antigua Universidad de Estudio Estadio, también llego a aborrecer la sempiterna cantinela pseudofutbolera de los medios. 

  Detesto los irritantes reportajes sobre las nimiedades de los futbolistas. Su discurso para retrasados, ensalzado como si fuera la obra de Nietzsche. La entronización de cuatro simplezas a las que llaman "los valores del deporte". La glorificación chabacana de los deportistas y en especial de los futbolistas. Si todo eso me resulta detestable, ¿qué puede pensar alguien a quien no le interese el fútbol? ¿Cómo no le va a resultar su omnipresencia asfixiante? ¿Cómo no tomar "vendetta" y alegrarse de la derrota de España como venganza?

  Pero si lo entiendo "humanamente", que algunos dirían, lo rechazo intelectualmente (si se me permite ser pelín pedante). Todos ellos beben de la vieja doctrina marxista que podríamos titular el "opio del pueblo". Según ella, las distracciones apartan a los desposeídos de su verdadera preocupación que no es otra que tomar conciencia de su verdadera situación y hacer algo al respecto. Pongamos por caso, una revolución. Así los futboleros somos seres alienados, cuando no idiotizados, que vemos a tipos en calzoncillos detrás de un balón en vez de leer "Contribución a la crítica de la filosofía del Derecho de Hegel".

  Pero desde 1844, cuando el viejo Carlos formuló su afirmación (referida a la religión, no al fútbol) hasta hoy, mucho ha llovido y muchos penaltis se han fallado. No niego la influencia política del fútbol, pero a menudo se olvida que vivimos en una sociedad descreía y plural. Si les sirvo yo como ejemplo, siendo un tipo má bien limitado, puedo sin embargo seguir fútbol y los más variados deportes y creo tener preocupaciones sociales. Soy consciente que es una distracción a mis preocupaciones. No niego que si tuviera dinero quizá haría cosas más interesantes. 

  Estoy seguro que aquellos que nos desprecian porque nos distraigamos con nimiedades no se pasan el día entero pensando en los pobres del mundo y las injusticias del orbe. Estoy seguro que hacen cenas con sus amigos, que celebran barbacoas y fiestas. Nadie les grita ¡estás más preocupado por pelar esa gamba que por la guerra en Ucrania! Estoy seguro de que salen al campo o a la playa e incluso se van de vacaciones (aunque sean solidarias), cosa que yo no puedo hacer.

  Y es eso lo que me molesta. Su tono de superioridad moral. Su santa indignación de los que se creen por encima de los demás. ¿Acaso perdiendo España con Holanda estamos más cerca de tener el nivel de vida de los Países Bajos? ¿Es incompatible tener un buen nivel de vida y académico con el deportivo como Australia?

  Para terminar les cuento una historia. Hace cuatro años, justo en vísperas del Mundial de Sudáfrica, la nada marxista revista Newsweek publicó un reportaje en donde se aseguraba que una hipotética victoria de España, sería utilizado políticamente y apuntalaría al gobierno socialista de Zapatero. Ya se sabe, que a estos tontos y subdesarrollados españoles se las dan con queso. Un reportaje más allá se hablaba sin reparos de la gran ilusión que generaba la selección inglesa, esta vez sí, candidata a ganar el Mundial. ¡Estos grande jugadores ingleses! Cuando ganan no apuntalan nada. Simplemente son los mejores.


God Save the Queen y nos proteja de los puritanos.




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mulliner por tu comentario. Comprendo que si la amenaza es el vecino se trata de una causa justa. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo con usted, Señor Gordo, cada uno con su tiempo y distracciones que haga lo que mejor le parezca.
    Yo no soy muy futbolera, vaya que no me espere nadie en un partido de solteros contra casados, pero no me pierdo ningún Madrid Barça, ni los partidos de la Selección.
    A final de cuentas hay tiempo para todo en esta vida, por que dinero, está claro que no. Gordi Love

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabe lo que dicen, que el dinero viene y va, aunque por ahora solo va, va ,va...y no viene. Gordi Love

      Eliminar
  3. Te felicito, estás diciendo lo que pasa por mi cabeza. Como bien sabes, me gusta (y mucho) el fútbol y por eso no dejo de ser menos combativa. ¿Qué me fastidian la FIFA y toda la mafia que los rodea? Por supuesto y siempre que he podido lo he dicho. Porque esta que escribe vivió 33 años de su vida junto a Brasil, soportando a Havelange y el resto de la tropa y también me preocupaba de Brasil cuando tenía 40 millones más de personas que vivían en la miseria. Porque todos los que se indignan ahora (y no digo que no tengan razón) no sé dónde estaban en ese momento. Alucino con España y la cantidad de solidarios con los pobres brasileños que antes ni sabían donde estaba Brasil, sí antes de la Presidencia de Lula. Pues yo sí lo sabía y sí me gustaba el fútbol. Como dijo Ignacio Ramonet en Le Monde Diplomatique "¿Por qué tanto repudio contra la fiesta suprema del balompié en el país considerado como la meca del fútbol? Desde hace un año, sociólogos y politólogos tratan de responder a esta pregunta partiendo de una constatación: en los últimos once años –o sea, desde que gobierna el Partido de los Trabajadores (PT)– el nivel de vida de los brasileños ha progresado significativamente. Los aumentos sucesivos del salario mínimo han conseguido mejorar de forma sustancial los ingresos de los más pobres. Gracias a programas como “Bolsa Familia” o “Brasil sin miseria”, las clases modestas han visto mejorar sus condiciones de vida. Veinte millones de personas han salido de la pobreza. Las clases medias también han progresado y ahora tienen la posibilidad de acceder a planes de salud, tarjetas de crédito, vivienda propia, vehículo privado, vacaciones... Pero aún falta mucho para que Brasil sea un país menos injusto y con condiciones materiales dignas para todos, porque las desigualdades siguen siendo abismales." Por si quieren leer el artículo http://www.monde-diplomatique.es/?url=editorial/0000856412872168186811102294251000/editorial/?articulo=ef270c3c-1b8e-4889-abae-3d3de681ad48 y otra cosa: Tienen una Presidenta que escucha a la gente y actúa en consecuencia, que ya nos gustaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus opiniones, la información y el enlace que aportas.

      Eliminar
  4. Nunca somos más felices que con lo frívolo y lo nímio. Todos necesitamos nuestro patio de juegos así que comentemos lo que nos dé la gana. Usted como siempre lúcido y divertido. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y tus amables palabras.

      Eliminar
  5. "Some people believe football is a matter of life and death. I am very disappointed with that attitude; I can assure you it is much, much more important than that"

    The wonderful words of the late great Bill Shankly OBE

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!