18 julio 2014

¿Y si aplico el Test de Bechdel?

  El test de Bechdel es un sistema de evaluación de películas que permite determinar la "brecha de género", como dice Wikipedia, o simplemente detectar si las películas son machistas o no. Su creadora fue la dibujante de comics Allison Bechdel, quien observó que la colonia de un hongo había crecido espontáneamente, como un contaminante, en una placa de Petri... ¡Maldita Wikipedia! 

  Fuera con hongo o sin hongo, el test permite saber, utilizando una serie de criterios, si la película —dicho en términos coloquiales— es machista o no, y por extensión si lo es la mayoría de la producción cinematográfica. Alguno dirá que no hacía falta test alguno, pero lo interesante son los criterios. Veamos un ejemplo práctico con permiso de Bechdel y Alexander Fleming.

  El test consiste básicamente en hacer ciertas preguntas sobre una película o una serie. Conforme a las respuestas sabremos el resultado y podremos obrar en consecuencia en nuestra filmoteca y en cualquier discusión erudita sobre cine y género. Las cuestiones claves son:


  1. Si hay más de dos personajes femeninos.
  2. Si los personajes femeninos hablan entre ellos.
  3. Que en dicha conversación se hable de otra cosa que no sea un hombre.

  Aprovecharé para poner el ejemplo facilón y de paso para hacer una vendetta personal contra una película especialmente abominable, y que tanto españoles como separatistas españoles adoran. Una cinta que cada vez que se pasa por televisión, y eso que ha sido programada ad nasueam, alcanza los tres millones de telespectadores. Me estoy refiriendo al "cuento de hadas moderno" llamado "Pretty Woman" (1990. Dirigida por Garry Marshall). 

 Pretty Woman, la película romántica con la que han crecido las chicas de mi generación. Conviene recordar que relata la historia de "amor" entre una meretriz guapísima, ingenua y vulgar (Julia Roberts) y un más que atractivo y multimillonario putero (Richard Gere), quien como un padre, irá refinando los modales a su perendenta/pupila para que esté a la altura de la alta sociedad, al tiempo que va derrochando caritas "pre-emoticono" y dólares.

Se necesitaría una comisión especial del Parlamento Europeo para evaluar el daño que esta película ha hecho en las relaciones de pareja.




  Pero como a cada cerdo le llega su San Martín, (me refiero a mí, en calidad de chancho, no de santo) compruebo atónito que este prodigio de machismo supera con éxito el test de Bechdel. No lo hace, en cambio, Piratas del Caribe (Pirates of the Caribbean 2003) o el Rey León (King Lion 1994) entre otras muchas cintas. Me resulta impugnable que no lo haga una película que si estimo (Antes del atardecer. Before de Sunset, dirigida por Richard Linklater. 2004). En el filme aparecen básicamente dos personajes, un hombre y una mujer que se reencuentran tras años sin haberse visto y se trata básicamente de la conversación que mantienen mientras pasean por París. Si hubieran sido dos mujeres la máquina del test hubiera estallado de gozo.

  No he llegado hasta aquí para hacer bromitas a costa de las feministas. Como es bien sabido, la ideología de las películas responde en gran medida a la de la época en que se realizan. Si vivimos en un mundo aún machista, lógico que también estas lo sean.

  Algunas de las películas más sobresalientes de la historia sin duda son machistas, otras veces incluso racistas y otras las dos cosas. El hombre tranquilo (The Quiet man. Dirigido por John Ford 1952) podría ser un ejemplo paradigmático.

  Si el mundo, a mi entender, se divide entre aquellos que aman el cine y los que no, el primer grupo está dispuesto a soslayar cualquier atentado contra su ideología, creencias y buenas costumbres con tal de que sea una buena película, pero no tolerará las más excelentes ideas sobre la humanidad y los humanos en general, en una mala. Los segundos estarán más vigilantes sobre si lo que se dice es lo correcto o les hace saltar las lágrimas.

  En mi opinión, para los primeros la transgresión será en general algo fundamental en una película. Te debe agitar, pero no apelando a tu parte sensiblera, sino tocándote en las cifras sensibles ocultas tanto en tu cerebro como en tu gaznate. Por eso las buenas películas suelen ser políticamente incorrectas e incluso lo son algunas que desde nuestra orilla se ven como modélicamente comprometidas (por ejemplo Missing (Desaparecido. 1982, dirigido por Costa-Gavras) si se contempla desde el punto de vista del público estadounidense de la época.

  Tentado estoy de idear un test similar para blogs. Lo podríamos llamar el Test Señor Gordo sobre Género. ¿Gordogender Test? Las preguntas a superar podrían ser: 


  1. Que en el blog se hable de mujeres.
  2. Que no se hable de ellas (o ellas de si mismas) en su faceta de madres, novias, esposas o ex novias o ex esposas.
  3. Que no se dedique a criticar el comportamiento femenino o masculino, para ensalzar (o denigrar) a las mujeres.

Sé más de un blog que ya está suspendido. 




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

2 comentarios:

  1. Prueba a aplicar el test sobre "Grupo salvaje"...

    ResponderEliminar
  2. Asombroso. Estoy tratando de evaluar mis propios blogs. No da. Y hablando vero: película machista, pero machista, machista: Mi bella dama. Para cualquier época, incluso aquella prehistórica. ¿No te parece?

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!