18 septiembre 2014

Ya es primavera en el Valle de los Caídos (y en El País)

  Un falangista es el nuevo presidente de El Corte Inglés. 

  Un falangista de perfil bajo si se quiere. Gimeno ha recordado que él no ha militado en el partido y que figuraba en la lista por la costumbre de los partidos pequeños de rellenar las listas con familiares y amigos. Uno tiene un padre, un hermano o un amigo con ideas raras, y sin menor aviso, tu nombre acaba apareciendo en las listas electorales de un partido fascista. Eso nos puede pasar a todos.

  Sea como fuere, Gimeno figuró como candidato de la Falange Española Independiente en tres elecciones. Por lo visto la Falange de toda la vida, la de las JONS, queda ligeramente a la izquierda de esta simpática formación fascista, o quizá sólo se pelean por celos colegiales. Los medios "serios" como El País omiten este pequeño detalle en el perfil del (lo odio, pero es obligatorio decir "flamante") nuevo presidente de El Corte Inglés. Es un detalle que me repele y agrada a partes iguales. Me repele porque me confirma que no puedo fiarme ya del periódico que forjó mis circuitos neuronales. Y me agrada porque quiere decir que ser un poquito fascista sigue siendo hoy en día algo de lo que avergonzarse. Algo es algo.

  Estoy tentado de decir, viendo la fotografía de Gimeno, que ser de la Falange no es la peor noticia posible. Dimas tiene la mirada fría de quien está acostumbrado a bromear con los camareros de los restaurantes de lujo y con la misma naturalidad de los que se sienten elegidos, abroncar a las empleadas de hogar interno. Si Franco firmaba sentencias de muerte mientras mojaba los churros en el chocolate, con más motivo tomará Gimeno, ayudado por Pizarro, el premio Nobel en la Sombra de Rajoy, las decisiones empresariales que crea pertinentes.

  En realidad no es el pasado falangista de Gimeno lo que debía ser digno de interés. Si uno ve la fotografía de otro prócer nombrado hoy, en este caso de Manuel Mirat, nuevo Consejero Delegado de El País, (de lo que queda de él) verá la misma sonrisa de amo del mundo, como los retrató Tom Wolfe en "La hoguera de las Vanidades".

  Estos amos comparten perfil. Tener una formación de tiburones MBA. En el caso de Mirat en IESE, además de otros productos de postgrado similares, en alta dirección y otros nombres rimbombantes. Antes de llegar a El País estuvo con la consultora Arthur Andersen, pero bien pudo ser antes en PriceWaterhouse Coopers como De Guindos.

  Gimeno estudió derecho en el CEU San Pablo donde con la matrícula te dan parte del aprobado. Pero luego completó su formación con un máster MBA en... ¿No lo han adivinado? IESE. De modo que dejen de pensar en el mayordomo falangista como autor del crimen y concentrémonos en ese nuevo sospechoso, la escuela de negocios.

  IESE tiene fama de ser una de las mejores "Business School" del mundo. Una de las paradojas españolas es que en el país desarrollado con mayor tasa de desempleo es donde anidan, perdón, residen, algunas de las mejores de estas llamadas "escuelas de negocio" del planeta. Entre ellas IESE es quizá la mejor. Su programa MBA tiene cincuenta años y Finantial Times lo calificó como el séptimo mejor del orbe. Ya puede ser bueno, porque la matrícula, según su página web, son 34.975 euros, sin contar los extras, el seguro médico y otras cuotas complementarias (actividades extraescolares y deportivas no incluidas).

  Si se piensa bien, es un precio razonable si se tiene en cuenta que lo que uno gana es no sólo ser Capitán General con mando en plaza. Al lado de estos graduados, hasta los abogados del estado pueden parecer desharrapados. Un Lexus, sin ir más lejos cuesta casi el doble y ya no hablemos de un Ferrari. Hasta Enrique Ortíz tiene uno y no deja de ser un magnate de pueblo.

  Sin embargo desde las alturas pueden verse las cosas con otra perspectiva o como las veía Orson Welles desde la noria del Prater vienés en "El tercer hombre". Harry Lime (Welles) observa desde allí a la gente y pregunta a su amigo Holly Martins (Joseph Cotten): —¿Sentirías realmente pena si alguno de esos puntitos dejara de moverse para siempre? ¿Si te diera veinte mil dólares por cada punto que parases, rechazarías mi oferta?—. ¿Qué te dicen en un MBA de más de treinta mil euros sobre el asunto? ¿Olvídate de los puntitos y vete a dar un paseo por la playa? Quizás.

  Pero no se confundan. No se trata solo de malvados falangistas o de tiburones sonrientes. También una empresa como Oxfam valora formación de MBA para sus cuadros directivos. ¿Cómo decía Michael Corleone: todos formando parte de la misma mascarada? Florence Noiville, en su recomendable librito "Soy economista, pido disculpas", decía acerca de la formación recibida en la elitista HEC (Ecole de Hautes Etudes Commerciales de París) que todo se basaba en la instrucción en el modelo MMPRDC. Make More Profit, the Rest we Don´t Care about it.

 Mientras haya ciénagas, seguirán mandando los cocodrilos.





El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

6 comentarios:

  1. Me has dejado sin palabras. Me ha gustado mucho (coincido 100%, tal vez por haber sido víctima de algún IESE)

    ResponderEliminar
  2. Puedes montar una asociación de damnificados. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que por esta ventana entra un poco de aire fresco, me axfisiaba.
    Gracias, te seguiré.

    ResponderEliminar
  4. Vamos, y a usted, no faltaría más, dada su agudeza:http://www.youtube.com/watch?v=-FG7Krf3g6Q

    ResponderEliminar
  5. Que empresa mas casposa es El Corte Ingles. No puedo con ella ni sus directivos. Por cierto el Sr. Gimeno no aparece en las ninguna de las Promociones del MBA del IESE de Barcelona, y gente que le conoce dice que no es MBA del IESE. ¿No será un peloteo de los serviles periódicos?. No será que se ha ha hecho un "Seminario" de dos días. !!! Pues pronto empezamos a inventarnos los curricula !!!! Lo que si es cierto es que se presentó a las Selecciones por Falange.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!