26 octubre 2014

Test: ¿Qué dictador eres?

  ¿Quién no ha recibido alguna vez el reproche de que se comporta como un dictador? 

Eliges una película sin consultar, te niegas ingerir hamburguesas en sórdidas cadenas americanas o decides que hay que volver a casa antes para no encontrarte con una congestión de tráfico. ¡Dictador. dictador, dictador! De acuerdo, pero ¿cual? Dictadores hay muchos. De izquierdas y derechas. Sanguinarios y supersanguinarios.

¿Qué tipo de dictador eres tú? Este pequeño test te ayudará a descubrirlo.


1.- Estás tranquilamente viendo pasar los estorninos en una calle cuando ves que un fulano aparca en la zona reservada para discapacitados. ¿Cómo reaccionas?

  1. Le pides cortésmente que retire el vehículo ya que su discapacidad está por debajo del 33% y la caradura no se considera como tal.
  2. Le felicitas y le sugieres firmar un manifiesto a favor de Esparta.
  3. Dejas que se aleje y le pinchas las ruedas.
  4. Sigues mirando los estorninos.


2.- Acaban de cesarte como consejero de Bankia pero sigues teniendo una tarjeta black. ¿Qué haces?

  1. Me la sigo fundiendo como si no pasara nada.
  2. Me la sigo fundiendo como si no pasara nada.
  3. Me la sigo fundiendo como si no pasara nada.
  4. Me la sigo fundiendo como si no pasara nada y si me pillan digo que no sabía que la tenía.

3.- Juegas un partido de tenis con un amigo. En una pelota de partido la pelota pega en la línea y tu rival te pregunta si ha sido buena. 

  1. Le dices que no tiene corazón por ganarte el partido.
  2. Le dices que la pelota fue mala y le reprochas su mezquindad por dudar de tu palabra.
  3. No le contestas y te otorgas el punto.
  4. Le das el punto y el partido pero contratas tres mafiosos para que le den su merecido.

4.- Eres un/a cerdo/a sin escrúpulos que quiere hacer la vida imposible a un compañero de trabajo. ¿Qué estrategia usas para minar su moral?

  1. Le echas la culpa de todos los errores de la oficina.
  2. Le das instrucciones incorrectas para que se equivoque.
  3. Le criticas a sus espaldas para que el resto de los compañeros le tome manía.
  4. 1, 2, 3 y además le pones sal en el café.

5.- Acabas de hacer en tu casa una obra ilegal y buscas un lugar para tirar los escombros. ¿Dónde los tiras?

  1. Aprovechas la noche para encontrar un descampado.
  2. Aprovechas la noche para arrojar los escombros en un río truchero.
  3. Aprovechas la noche para tirar los escombros en un paraje natural protegido.
  4. En pleno día tiras los escombros aplastando a unos cuantos linces ibéricos.

6.- Eres abogado y te piden que defiendas a Carlos Fabra. ¿Qué decisión tomas?

  1. Lo rechazas porque el tal Fabra ni siquiera tiene un mísero homicidio en su historial delictivo.
  2. Lo aceptas porque paga una pasta y es una buena oportunidad para hacerse un arroz en Castellón y cantar la canción de El Último de la Fila.
  3. Lo rechazas porque perdiste una mañana intentando tomar un avión en el aeropuerto de Castellón.
  4. Lo aceptas porque una de tus ilusiones en la vida siempre ha sido conocer a su hija, la diputada Andrea Fabra.



Solución.

Predomino de 1). Stalin. Eres un verdadero dictador soviético. Aunque eres un palurdo de provincias y tienes un bigote feroz. Te gusta comerte crudos a listillos que hablan siete idiomas, como ese idiota de Trotsky. La última vez que sentiste remordimientos fue cuando robaste un chupete a otro niño en el Jardín de Infancia. Tu palabra fetiche es Gulag. 


Predominio de 2). Francisco Franco. Tienes voz aflautada y probablemente no tengas todos los testículos, pero tu frialdad solo es pareja a tu psicopatía. Todos te consideran un asco, pero los que acabarán siendo un asco son los demás. Tu palabra fetiche es masón. 


Predominio de 3). Hitler. Aunque te hubiera gustado dedicarte al arte , pero sueñas con el exterminio de parte de la humanidad. Te da igual empezar por los ciclistas o por los jugadores de mus. Cuidado. Nunca entres en un búnker. Tu palabra fetiche es achtung!


Predominio de 4). Pinochet. Siempre has adorado los uniformes y poner cara de mala leche. Cuando eras pequeño ya disfrutabas troceando lagartijas vivas. Te flipan los castigos físicos, llevarte el dinero de los demás y hacerte pasar por yanqui. Tu palabra fetiche es Chicago.



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!