10 noviembre 2014

Poema para un lunes

  Si hay tres colectivos minoritarios hoy en día son, los aficionados a los lunes, los aficionados a la poesía y los imitadores de Martes y Trece. Jaime Gil de Biedma, genial poeta barcelonés no se ocupó de los terceros pero sí se dedicó a la poesía, a vivir, a la poesía, a los negocios, a la poesía, a beber, a la poesía y sobre todo a ligar. Como toda persona a la que le gustaba quemar los fines de semana  y los días entre semana, dedicó un poema a los días laborables. El día de vuelta a la oficina, que en el caso del poeta era un inmenso despacho.

Pero después de todo, no sabemos
si las cosas no son mejor así,
escasas a propósito... Quizá,
quizá tienen razón los días laborables.

Tú y yo en este lugar , en esta zona
de luz apenas, entre la oficina
y la noche que viene, no sabemos.
O quizá, simplemente, estamos fatigados.





  De acuerdo. El poema no habla necesariamente de los lunes. Pero yo soy un talibán de la "obra abierta". Cada vez está más cercano el momento de ajustar las cuentas con los profesores de literatura. Por eso leo lunes donde no está escrito. El lunes es el día laboral por antonomasia, que diría cualquier politicastro. Si es verdad que las cosas, mejor que sean escasas, los lunes se encargan de manera despiadada de que así sea. 

  Claro que si se lee con mayor atención, los lunes no importan un pimiento sino, como le suele pasar a los poetas, aunque sean poetas crápulas como Gil De Biedma, de lo que se habla es del amor. Un amor que nada tiene que ver con cenas románticas a la luz de las velas, sino con locales de iluminación fantasmagórica, perfumados con Jameson y sudor.

  Gil de Biedma estuvo muy de moda durante una temporada. En un pequeño libro Luis Antonio de Villena, otro que estuvo muy de moda durante una temporada, hace un retrato crudo, pero sabroso como el sushi. Aunque era de Barcelona, jamás será reivindicado por los nacionalistas de su región (perdón nación). Aunque era gay, su vida precisamente no responde a un patrón ejemplar que poder mostrar en los congresos de educadores y trabajos sociales. Aunque era de izquierdas, era demasiado exquisito y rico como para citarlo sin recordar que obviamente era parte de la casta. Pero tampoco creo que su sobrina Esperanza Aguirre sea aficionada a mencionar a su tío en las reuniones del Partido Popular. 

  No me extraña  que su vida diera para una película "El Cónsul de Sodoma". Pero creo que se merece una serie como Breaking Bad. Viajes frecuentes a Nueva York cuando nadie apenas había salido de su pueblo. Despachos suntuosos, amores encadenados gratis y con tarjeta prepago. Bebidas y poemas. Supongo que también siestas en los mullidos sillones de las salas de reunión. 

  ¿A quién le interesan los poetas? ¿Es que te gustan los lunes? No sé. No sabemos si las cosas son mejor así, escasas a propósito.


El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

2 comentarios:

  1. Yo sólo soy aficionado a la poesía; no tanto a los lunes ni a Martes y Trece... Como siempre, se agradece la referencia literaria.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico artículo. De esos que abren el apetito para devorar más páginas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!