30 enero 2015

Entre bastidores

  Los tipos que hablan constantemente de sus cosas y que hacen referencia solo a su pequeño (o grande) mundo interno, suelen ser aburridos "ad nauseam". Sin embargo con el cine ocurre a veces lo contrario. Cuando se miran el ombligo y hacen una reflexión sobre su profesión, a menudo da fruto a películas extraordinarias.   

  El último filme que se ha unido a la nómina es Birdman (2014). Por fin González Iñárritu se ha liberado de cierto toque pedante y plomizo para crear una obra de ritmo prodigioso. Rodado en un aparente plano secuencia y a ritmo de sonido de percusión que juega a ser diegético, los personajes van y vienen desde el espléndido escenario a los cochambrosos camerinos de un teatro de Broadway. 

  El ritmo de sus idas y venidas es paralelo al caldero de ideas y miedos que bulle en su cabeza. ¿Lo mismo de siempre? ¿Los actores, actrices, guionistas, directores, productores con sus neuras y obsesiones? ¿Es que de verdad son tan especiales? ¿No funcionaría igual una película si hablaran de los funcionarios de un juzgado de instrucción? ¿Fue antes el huevo o con dos huevos?

  He hecho una pequeña lista de películas sobre el mundo del teatro y del cine para que saquen sus propias conclusiones. Sacarlas yo sería más trabajoso, y con toda seguridad, serían menos atinadas. Me limitaré a mencionar su nombre, fecha, director y un frase que me venga a la mente. 


  • Ser o no ser (Ernest Lubitsch) 1942. ¿La mejor comedia de la historia? ¿Una de las películas que mejor ha envejecido? Un grupo teatro polaco utiliza su talento contra el invasor nazi. Hago notar el año de filmación. Compárenla con El Gran dictador y verán cómo la primera está reluciente y la segunda huele a naftalina (sea lo que sea eso).

¿De verdad no conoce a ese gran, gran, grandísimo actor llamado Joseph Tura?


  • La noche americana (Francois Truffaut) 1973. La locura del rodaje de una película. El amor por el cine y sus innumerables problemas. Las depresiones de la actriz protagonista, el embarazo de otra y la mujer de un eléctrico que siempre está estorbando.

"¿Tú crees que las mujeres son mágicas?"


  • El viaje a ninguna parte (Fernando Fernán Gómez) 1986. Película triste, melancólica y divertida al mismo tiempo. El teatro contra el cine. El actor contra su público y los caminos polvorientos. 

"¡Malditos titiriteros!


  • Cazador blanco, corazón negro. White hunter, black heart (Clint Eastwood) 1990. ¿Por qué hacer cine cuando se puede ir de caza? Eso pensó John Huston durante el rodaje de "La Reina de Africa". La película irregular y bella narra la historia de dicho rodaje y la obsesión de Huston por la caza.

"Aquella gente me pareció espantosa. Todo aquel barrio está lleno de judíos".


  • El último metro. Le dernier metro. 1980. François Tuffaut. ¿Se puede dirigir una obra de teatro desde el sótano mientras los nazis tienen ocupada Francia? En cada actor interpreta al menos dos personajes: en la vida y en el escenario. Puede ser un héroe o un traidor. 

"Veo leyendo en la mano que usted es en realidad dos mujeres"
"Sí y ninguna de las dos va a acostarse con usted".



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

1 comentario:

  1. Desde luego yo no la veo muy parecida a 8y1/2 de Fellini, pese a lo que he oído por ahí.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!