29 enero 2015

Edgar Allan...

  Antes que nada la confesión. Hacía años que no leía a Edgar Allan Poe. Más bien hacía tiempo que no "pensaba en él". ¿Suena un poco ñoño? ¿Hay que estar pensando en los escritores favoritos de uno? Seguramente no, pero nunca hay que olvidar los escritores con los que has crecido, los que han puesto hitos en tu camino. De estos escritores puedes olvidar sus obras, pero jamás en qué ocasión y dónde los leíste. No son muchos los que pueden compartir ese privilegio. Son como los viejos amigos o las antiguas novias, si se prefiere una versión más sensual.

  Por eso siento remordimientos por no haberme acordado de Poe durante tantos años. Como a aquel amigo del que de repente nos damos cuenta que no le llamamos, que incluso se nos pasó felicitarle por el cumpleaños. ¿Cómo habré podido olvidarlo? ¿Cómo he olvidado a Edgar Allan Poe?

  Alguno dirá porque ya no soy joven (o tan joven) y es una literatura de juventud, por así decirlo. Es posible, pero también, salvo error creo, que Poe ha sido olvidado en general. Cuando yo era estudiante de secundaria incluso los profesores recomendaban su lectura. Por supuesto, no fue por esa razón por la que leí a Poe. Nunca he leído un solo libro de ficción por obligación en todo mi vida. No era por rebeldía, sino por la pura pereza de obedecer. En su día lo pagué con suspensos que ahora puedo exhibir orgulloso como los exploradores sus cicatrices. 

  Sin embargo sospecho que los gustos actuales van por otros lados. La fantasía edulcorada de Ruíz Zafón supongo, o historias como Harry Potter. La diferencia entre Poe y ellos y su literatura, es que el primero murió a los cuarenta años borracho y los segundos disfrutan de jugosos beneficios económicos y probablemente se cuidan practicando pilates. Nada que objetar, pero algo dice sobre lo genuino de su literatura y sus diferentes propósitos. Soy consciente de lo superficial del comentario, pero me gusta dejarme llevar por el romanticismo.

  De modo que aunque Poe era popular también en el estamento académico no fue esa la razón por la que lo leí. Lo leí porque lo habían leído mis hermanos y había un ejemplar manoseado en algún estante de la casa de mi madre. Esa si es una razón poderosa. Ahora me he propuesto volver a leerlo, pero tengo cierto miedo. De nuevo es posible que te encuentres a ese amigo, (o esa novia, si prefieren esta versión) a la que hace tiempo que no veías y aunque el cariño está intacto, compruebas que ya no tienes nada en común, nada que decir. ¿Sucederá lo mismo?

  Leí hace un tiempo que el misterioso admirador de Poe que depositaba cada 19 de enero tres rosas en su tumba y una copa de coñac a medio apurar, no aparecía desde el año 2009. ¿Se habrá mudado? Quizá haya muerto. Con suerte le sustituiría, pero de momento me queda lejos. A cambio puedo sugerir tres cuentos y transcribir un párrafo. Siento no ser original en mi elección, pero quiero citar "El entierro prematuro", "El barril de amontillado" y "El retrato oval".

  Sin embargo el texto que sigue no corresponde a ninguno de estos. ¿Adivinan cual? 


"No es que me aterrorizara contemplar cosas horribles, 
sino que me aterraba la idea de no ver nada".



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

2 comentarios:

  1. Muy buen escrito. La comparación entre Poe y los escitores contemporáneos me hizo recordar el "Decálogo del escritor", de Augusto Monterroso. Especialmente los puntos seis y siete:

    "Sexto.
    "Aprovecha todas las desventajas, como el insomnio, la prisión, o la pobreza; el primero hizo a Baudelaire, la segunda a Pellico y la tercera a todos tus amigos escritores; evita pues, dormir como Homero, la vida tranquila de un Byron, o ganar tanto como Bloy.

    "Séptimo.
    "No persigas el éxito. El éxito acabó con Cervantes, tan buen novelista hasta el Quijote. Aunque el éxito es siempre inevitable, procúrate un buen fracaso de vez en cuando para que tus amigos se entristezcan."

    El decálogo completo aquí: http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/opin/decalogo_del_escritor.htm

    ResponderEliminar
  2. Todo el mundo debería leer a Poe. Y si no, que el péndulo los coja confesados ...

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!