27 enero 2015

Falsos Viajes: Visita a Grespaña

  La Plaza de Oriente en Madrid, rebautizada como la Plaza Sintagma Nominal, está atestada de gente. El cambio climático ya comienza a hacer estragos en la península y pese a ser 27 de enero de 2025 el sol aprieta sobre los cogotes de los congregados. Pero no parece importarle a los que aguardan ansiosos la salida de los líderes de Grespaña: Alejandro Chiripas y Pavlos Eklesiastés. Se trata del acto de conmemoración del primer aniversario de la nueva  y  gloriosa nación de hombres y mujeres libres: Grespaña.

  El país es resultado de la unión de lo que quedaba de España (Cataluña era un estado independiente asociado a Portugal desde el año 2016) y de Grecia. Su forma política es la dictadura platónica. Un gobierno de filósofos tiene las riendas del país. Todos los ministros son doctores, profesores universitarios, lectores de Homero y varones. Es obligatorio para los habitantes la participación en las asambleas ciudadanas, pero previamente hay que pasar un test de idoneidad elaborado por el Ministerio de la Academia, donde se preguntan cuestiones de ética, economía y series de la HBO.

  El idioma oficial es el griego, una vez que los helenos convencieron a sus españoles de que su jerga (antes conocida como español) no era otra cosa que un griego reciclado y empobrecido. A cambio los griegos han aceptado escribirlo con caracteres latinos. Para fomentar la integración las chirigotas de Cádiz han sido proclamadas fiesta oficial de la ciudad de Atenas.

  El gentío espera ansioso porque el acto también servirá para conocer el nuevo himno grespañol. La música encargada incialmente a Elefteria Arvanitaki y David Bisbal tuvo que ser finalmente compuesta por un grupo de catedráticos de derecho mercantil y de derecho constitucional de la Universidad de Akra Leuka (Antigua Alicante). De él solo se sabe que la letra está inspirada en "Mediterráneo" de Serrat y un poema de Cavafis. Al parecer los dos artistas se enamoraron pese a su obvia diferencia de edad y lingüística, y afirmaron que el sexo no les dejaba tiempo para nada más. 

  Pese a los pronósticos agoreros (los del FMI, la Troika, La Comisión Europea y una sibila que destripó un palomo y vio los intestinos llemos de gusanos), la breve trayectoria de Grespaña está siendo un éxito. La nueva moneda, el "Dracma Pesetero" se cambia casi en paridad con el euro y el dólar. El desempleo ha caído por debajo del 7%, el PIB crece a un ritmo "chino" del 5%, la desigualdad se ha reducido en un 20%. Los ciudadanos, que se definen "olimpoecologistas" prefieren las bicicletas a los coches. Jorge Javier Vázquez está en una recóndita prisión de Creta. Los pájaros cantan y las nubes  se levantan.

  Los primeros pasos de Grespaña en la comunidad internacional no fueron fáciles. Los grespañoles expropiaron a los alemanes y ocuparon sus fincas en las Baleares y en las Islas Cícladas. Como represalia, Alemania invadió Polonia. Estados Unidos diseñó una acción de castigo militar contra el nuevo país, la "Operación Toreador", que acabó con el bombardeo de Honduras. Aún así, Eklesiastés viajó a Washington y consiguió firmar un tratado de amistad entre las dos naciones y el uso conjunto de la base de Morón y las destilerías DYC.

  Justo en este preciso momento, mientras espero al sol en la plaza Sintagma Nominal, cientos de miles de catalanes convocados por el líder independentista Aposlos Junqueras (conocido antes como Oriol) piden su derecho a decidir si quieren la anexión a Grespaña. Junqueras sostiene que la independencia de Cataluña y su posterior asociación con Portugal "solo ha traído fados y paro." 

  Ya pasa más de media hora del horario previsto para la aparición de los filósofos gobernantes. Respecto al respeto a los horarios, Grespaña se parece mucho a España. Aprovecho para hablar con una joven que agita la bandera grespañola, azul, blanca, amarilla, roja, morada y rosa (por la comunidad gay). Le pregunto qué siente. Me informa que tiene diecinueve años y me interroga sobre si soy un viejo verde. Le comunico que por tal no me tengo y parece que la respuesta le reconforta.

  Le pregunto cómo se llama y me dice que se tuvo que cambiar el nombre porque sus padres, españolistas recalcitrantes, la bautizaron como Samantha. En cuanto cumplió los dieciocho se cambió el nombre por el de Sotirías. Me dice que no conoce la parte griega de Grespaña pero que tiene un novio grespañol oriental que se llama José Carlos Pannayotis y está deseando visitarle en Creta y "echarle un quiqui".

  —No me acuerdo mucho de España, pero mis padres dicen que el país "era una ful", y que lo único que añoran es "La Roja" y un absurdo programa, hoy prohibido por las autoridades, llamado "Gran Hermano Herpes".

  La conversación queda interrumpida porque aparecen en el balcón los líderes grespañoles acompañados de un músico de guitarra clásica. Cada líder toma el micrófono para dar un discurso en ininteligible griego/hispano moderno. Por suerte la temperatura ha caído y hasta es preciso ponerse "una rebequita" para no coger frío. El músico se ha quedado dormido, y dos guardaespaldas le pellizcan las mejillas para que se espabile y toque el himno.

  Una vez terminado la plebe grita alborozada pero a mi lado observo a un señor de mediana edad que ladea la cabeza de un lado a otro en señal de negación. Le pregunto si no le ha gustado el himno, y le tranquilizo. —No soy de la policía sofista, solo un curioso impertinente—. 

  "España, Grecia o Grespaña, da igual. Esto no tiene remedio. ¿Ha visto que asco de himno? Aquí más de uno se ha llevado el dinero crudo. Se lo digo yo". Suspira y sin esperar a escuchar mis impresiones (que aunque no brillantes eran al menos propias) se pierde confundido entre la muchedumbre.



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

5 comentarios:

  1. Mejor esa mirada humorística que la trágica de contemplar la realidad en la que vive España en la actualidad gracias al PPSOE.

    ResponderEliminar
  2. Puede ser interesante ese país, espero que el preferir la bicicleta sea por hacer deporte y no por necesidad. Hablando en serio, los ministros que ha puesto es Grecia parecen personas formadas e inteligentes, esperemos que pueda hacer el milagro de que los ciudadanos vivan mejor, de momento ha suprimido ministerios, buen comienzo.

    ResponderEliminar
  3. No ha sido posible transformar el éxito electoral en un gobierno regenerador, los dos partidos bipartidistas, por el interés nacional y por salvar a España, y a sí mismos, claro, han acordado un pacto de salvación nacional. Queda proclamado el nuevo gobierno: PRESIDENTE: AZNAR....VICEPRESIDENTE: ZAPATERO.....MINISTRO DE ECONOMIA: RATO.....MINISTRO DE HACIENDA: BLESA.....MINISTRO DEL INTERIOR: EL PEQUEÑO NICOLAS.....

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!