24 enero 2015

Grecia es nuestro estado de ánimo

  En español hay muchas expresiones que vienen a significar la ruptura alegre y despreocupada con el pasado. El sentido común dicta que deben hacerse las cosas de acuerdo con una lógica establecida, conservadora podríamos decir. Pero desde siempre, la sabiduría popular ha sabido que llega el momento de cortar, de seguir los impulsos. El momento de "ponerse el mundo por montera" y "que salga el sol por Antequera". Si sale bien "San Antón y si no la Purísima Concepción".

  Sin duda las realidades políticas y económicas son también estados de ánimo colectivos. 



  Cuando se es precavido, es mejor ante unas décimas de fiebre, quedarse en casa en el sofá, tomarse un caldito e ir a la cama temprano. Pero si el malestar sigue, quizá sea mejor después de todo darse dos carreras, una ducha fría, recurrir a la homeopatía, practicar sexo o tomarse dos gin-tonics. "A vivir que son dos días" o incluso, si el fin es inevitable, "para lo que me queda en el convento, me cago dentro".

 El estado de ánimo acaba encarnándose en los líderes políticos. Por ejemplo, el temperamento sombrío de los británicos de los años setenta y principios de los ochenta, inmersos en una profunda crisis económica y de identidad nacional, se encarnó en Margaret Thatcher, la sombría hija de tendero. La Dama de Hierro, en la más clara tradición del sadomaso nacional, interpretó que los "naughty" británicos, especialmente los laboristas, mineros escoceses y otros izquierdistas,  estaban "in need of correction".

  Muchos británicos están todavía hoy en día, satisfechos de los azotes recibidos, creen que la política de Thatcher contribuyó a recuperar algo del Reino Unido, y el borracho Galtieri se prestó voluntario como diana de los torpedos de la Royal Navy. Aun así desde luego no volverían voluntariamente a poner sus nalgas en pompa preparadas para el castigo.

 El caso de los españoles no es distinto. Aunque amantes de la fiesta, el español es melancólico y desconfiado. En los momentos de alegría podemos confiar en jóvenes abogados como Felipe González o Zapatero. En los de preocupación en un enfurruñado y malcarado inspector fiscal como José María Aznar, y en la postración anímica, en un registrador de la propiedad como Rajoy, un señor aburrido y gris de ojos huidizos y maliciosos.

  Si uno ve el panorama político griego, todo lo que digamos se multiplicará por diez. Si Aznar es enfurruñado, Mijaloliakos de "Amanecer Dorado" es un exaltado violento. Si Rajoy es gris, Samarás da ganas de llorar. El recientemente fabricado líder de centro, Eleftheriadis, es una marca blanca. No es el Gelocatil, es otro analgésico mejor que no daña tanto al estómago pero tiene el mismo principio activo.

  El conservador que anida en mí, el miedoso al que no le gusta salir de "la zona de confort" y algunos datos más, hacen que no me fíe nada del líder de Syriza, Tsipras (Chiripas para el catedrático de Economía, Santiago Niño). Pero deseo, por lo que nos toca, que los griegos le den el poder. Que se dejen de miedo, que rompan las cadenas de la Troika y el FMI. Que tomen una opción optimista, aunque sea equivocada y "cojan el toro por los cuernos". Ya una vez dejaron de ofrendar al Minotauro, siete doncellas y siete mancebos.




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

9 comentarios:

  1. Me han dicho que ahora cuando Syriza gobierne lo primero que hará será pasar factura a lo bárbaros del norte, les exigirá que paguen todo lo que Occidente debe a Grecia.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente lo mejor es que gane Syriza en Grecia para que los españoles veamos que pasa y tomemos nota al votar en las próximas.

    ResponderEliminar
  3. Los griegos abren el camino, aún no siendo este de rosas. O sí.
    εις υγεία ( ¡Es Igueia! )

    ResponderEliminar
  4. Y mientras Grecia refleja nuestro estado de ánimo triturando a la Troika y al FMI, ...¿la pasta la pasta gansa que necesitan para pensiones y sanidad y educación se la dará ud.? ¿cogerá por las orejas a los que se la han llevado a paraisos fiscales?

    ResponderEliminar
  5. Buen análisis.

    ResponderEliminar
  6. Maravilla de foto y de reflexión.. :)

    ResponderEliminar
  7. Si hay algo claro, es que las condiciones leoninas impuestas a los países mas endeudados (incluido España) tendrán que suavizarse, porque de lo contrario no podremos pagar nosotros tampoco.

    ResponderEliminar
  8. Tpues va a ser que no .. Opcion obtimista aunque sea equivocada? De eso no se come

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!