18 febrero 2015

50 sombras intelectuales de Grey

1.- INTERIOR NOCHE. HABITACIÓN DE GREY.

Grey está leyendo un libro tendido en la cama. Viste un escueto tanga con la bandera del FC Barcelona tapando sus partes. Anastasia lleva un mínimo body de cuero y tiene un látigo en la mano.

ANASTASIA.- Me he portado mal, Grey. Tienes que castigarme.

GREY.- Pero yo no estoy solo aquí para castigarte. Soy un catedrático de Derecho Civil y solo pienso en los contratos de arrendamiento y en mi propio placer.

ANASTASIA.- Te deseo, Grey. Como recién graduada, los catedráticos y los potentados me ponen cachonda. Mi mente está segregando todo tipo de jugos que se deslizan ahora por mis piernas. 

GREY.- Te castigaré, pero que sepas que lo hago por mi propio placer. 

ANASTASIA.- Hazlo, Grey. He aquí la esclava del señor y del dinero. Haz de mi lo que sexualmente consideres.

(Grey saca un libro electrónico que escondía en su escaso tanga. La cámara se acerca y comprobamos que se trata del Código Civi comentado por Castán).

GREY.- Tú lo has querido. Quítate la ropa, túmbate en la cama y escucha. 

ANASTASIA.- Sí, sí, sí.

GREY.- Tú lo has querido. ¿Por donde quieres que empiece, por "modos de adquirir la propiedad" o por las "cosas imposibles"?

ANASTASIA.- Sí, sí, Roberto. Las cosas imposibles, si son muebles mejor. Quiero que las cosas se muevan, quiero que me castigues con ellas. 

GREY.- No me llamo Roberto, esclava. Me llamo Grey y soy un rico potentado que se esconde en su versión de catedrático de derecho, como Clark Kent.

ANASTASIA.- Sí, sí, sí. Lo que tú quieras. Hazlo, hazlo ya.

GREY.- Tú lo has querido. Artículo 1272: "No podrán ser objeto de comercio las cosas o servicios imposibles".

ANASTASÍA.- Sí, sí, sí, sigue, castígame, el usufructo, castígame.

GREY.- ¡Ay, ay, ay! ¡Ya!

ANASTASIA.- Sigue.

GREY.- Ya llegué.

ANASTASIA.- Sigue.

GREY.- Ya me he corrido.

ANASTASIA.- Castígame.

GREY.- Me voy a dormir.


(Grey se gira en la cama, vemos que se cambia el tanga y se pone unos calzoncillos largos de felpa. Coge un transistor de un carísimo mueble que hay al lado de la cama y comienza a escuchar un programa deportivo. De la radio sale la voz de Cristiano Ronaldo. Grey comienza a roncar. Anastasia está tendida en la cama, todavía desnuda).

ANASTASIA.- Ya me lo dijo mi madre. Cásate con registrador de la propiedad, un banquero o un futbolista, pero échate de amante a un Trabajador Social.

(La cámara sobrevuela la ciudad de Seattle. Cambiamos a primer plano de Anastasia. Se está comiendo un helado. Fundido en negro).


El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!