28 junio 2015

¿En qué momento se jodió la Unión Europea?

  Desde que Mario Vargas Llosa escribió "En qué momento se jodió el Perú", desde que el personaje del Zabalita se hizo esta pregunta en "Conversación en la Catedral", no ha parado de repetirse y de aplicarse a decenas de situaciones y países. La brillantez de la frase reside en la universalidad del sentimiento de pérdida. Todos hemos tenido algo valioso entre las manos que de repente descubrimos que ha quedado destruido o que otros lo hicieron. Igual que Zabalita no tenía respuesta, es difícil decir cuándo se jodió la Unión Europea. ¿Cuando se marcharon Kohl y Delors? ¿Con la ampliación masiva a los países del este? ¿Con la introducción errónea y mal planificada del euro?

  Lo único bueno de darse cuenta que uno ya tiene una edad madura, aunque no lo sea, es que ha vivido cosas y además las recuerda. Y recuerdo la ilusión que creó en España la adhesión a las Comunidades Europeas. Para España, que pagó su peaje, suponía dejar atrás, o eso se creía, el pestilente hedor del franquismo y del aislamiento. ¿Ingenuidad? Quizá, pero la ingenuidad es prima hermana de la ilusión, supongo. Al parecer está comprobado que las personas que sufren una enfermedad o discapacidad importante desarrollan un mecanismo de defensa para soportarlo. Básicamente el cerebro garantiza la supervivencia engañando al cuerpo, que lo aloja sobre su verdadera situación. Si gozáramos siempre de lucidez no haríamos nada.

    Creo que esta no es la Unión Europea que se soñó tiempo atrás. No es que no sea un sueño, sino que, siguiendo con el fácil juego de asociación de ideas, empieza a  comportarse como una pesadilla. Hemos pasado del "déficit democrático" de las instituciones de la Unión, un problema importante pero técnico, a llegar a casi al convencimiento que la Unión Europea está al servicio de los banqueros, principalmente. No lo digo yo, que solo sufro de ingenuidad y de sobrepeso. Lo dicen otros muchos sabios, filósofos como Jürgen Habermas y algún que otro economista y odontólogo. 

  Por supuesto no se puede despachar la Unión Europa en unas pocas líneas y tirar a los cerdos todo lo conseguido, pero no hay que ser patólogo para darse cuenta que si uno tiene fiebre alta y ganas de vomitar, se encuentra mal.

  Los síntomas son claros. Se prefiere llevar a un estado de la Unión como Grecia a la ruina y la desesperación política, con tal de salvaguardar los intereses de los bancos y los inversores, que a su vez deben de ser financiados con dinero público.


  Se nos dijo que la Unión Europea era un espacio de libertad y garantía de los derechos humanos, pero cada día comprobamos su ineptitud criminal para afrontar las crisis políticas y de derechos humanos que ocurren en sus fronteras. El tratamiento a los refugiados sirios y libios por ejemplo es repugnante. El Mediterráneo convertido en tumba para miles de personas que huyen de la guerra debería avergonzar a los jefes de Estado y Gobiernos de la Unión. Pero en vez de eso lo que sucede es que no consiguen ponerse de acuerdo ni en un mezquino reparto de refugiados entre los países, con nuestro aborrecible Presidente del Gobierno a la cabeza de los mezquinos. 

  ¿Sería posible en una Unión Europea fuerte una legislación tan contraria a los derechos civiles, rancia, tramposa y arcaica como la Ley Mordaza que para vergüenza de este país entrará en vigor el próximo uno de julio? 

  Seguro que el Gobierno griego ha cometido errores, y no digamos los gobiernos anteriores. Pero la lista de "10 acciones prioritarias" para Grecia publicado por la Troika habla por sí misma. Podemos resumirla en la misma receta carcelaria de siempre. Reforma de las pensiones, reforma del IVA, reforma del mercado de trabajo... Como señala el catedrático Vicenç Navarro, desde que se impuso la política de austeridad, el PIB griego ha caído cerca de un 25%. En cuanto a las pensiones, la gran mayoría de ellas no sobrepasan 665 euros al mes y solo el 14% son superiores a los 1050 euros al mes. Por supuesto, al igual que hace la infame ley mordaza española, trata de mezclar churras con merinas, e incluye medidas anticorrupción y fiscales, que embellecen las propuestas con la esperanza de que nos creamos que una cucaracha es una langosta, toda vez que ambos seres tienen antenas. 

  Grecia no está luchando solo por salvarse a sí misma. Perdonen que me ponga solemne, pero me da la sensación que en esa batalla estamos todos mezclados. Envalentonados después de poner a un país soberano de rodillas, no tendrán escrúpulos con el resto. También está en juego la democracia dentro de la Unión Europea.




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter.

4 comentarios:

  1. Ya, ya... la culpa de todo la tiene UE (buscar siempre un enemigo es una conocida táctica de la izquierda para echarle la culpa de sus descalabros). Esa UE que ahora la izquierda critica es la que precisamente más ayuda le ha dado a Grecia en los últimos 35 años. Más vadría preguntarse: a dónde ha ido a parar todo ese dinero? La respuesta la sabemos, un viaje a Grecia tan solo un par de años atrás valía para comprobar el estilo derrochador e irresponsable de la economía helénica. Estaba claro que aquello iba a reventar tarde o temprano. Y llegó el momento en que la UE dijo "hasta aquí"...

    La Unión Europea ES un espacio de libertad y garantía de los derechos humanos (y me consta personalmente!), pero lo que no puede permitirse que ese espacio se difume a través de un agujero negro como el de Grecia, que derrocha mucho más de lo que produce. Recordemos que la UE, como institución, no dispone de dinero para ayuda, sino que ese proviene de los estados miembros, muchos de los cuales están en problemas debido a la crisis. Y si esos otros países han establecido medidas de austeridad (además de mejorar el control fiscal, y especialmente incentivar la producción), por qué Grecia ha de ser la excepción? En tiempos duros todos tenemos que apretarnos los cinturones.

    La culpa mayor la tiene el gobierno actual de Tsipras, que se hizo del poder con promesas demagógicas que sabía que no iba a cumplir, además de una ácida retórica ácida contra la mano que lo alimentaba... Incapaz, arrogante e inepto, su único "logro" ha sido llevar en pocos meses a Grecia a la bancarrota total. Los acreedores le ofrecieron un rescate de 130.000 millones de euros (enorme!) a tipos ínfimos, por el que los mismos rescatadores pagarían en el mercado un interés mayor que Grecia, y eso después que Tsipras y camarilla no habían mostrado ni buena fé, ni intención de devolver el dinero. Encima eso le condonaron el 80% de la deuda y, por si fuera poco, aplazado los vencimientos al 2027 e intereses al 2017. Y el deudor siguió mintiendo e insultando. A Tsipras se le dió tiempo suficiente para presentar un plan serio y concreto para restructurar la economía: nunca lo hizo, tan solo presentó propuestas vagas, incompletas y risibles, en unas maniobras para ganar tiempo que sabía que se le estaba agotando. Y ahora culpan a la UE y la acusan de "poner a Grecia de rodillas", o de "llevarla a la ruina y desesperación política" y ni se sabe cuántas cosas más! Ahora quieren referendos para no pagar lo que recibieron, amenazan con salir del euro, etc... Eso quieren? Pues bien, que cosechen los frutos de lo que sembraron! El pueblo Griego tarde o temprano les pasará la cuenta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero, gracias por tu comentario y por leer el blog. Es evidente que los asuntos complejos tienen varios enfoques. Sin embargo discrepo. Da a entender tu análisis que Grecia lleva años de políticas de "austeridad". Su PIB ha caído un 25% (como si hubiera sufrido una guerra). El desempleo se ha disparado y las pensiones están por debajo del umbral de la pobreza. No sé si un deudor paupérrimo está en mejores condiciones que afrontar las deudas. Si la Unión Europea es un espacio de garantía de derechos humanos, como lo ha sido hasta ahora, ¿puede permitir que en uno de sus miembros la población pase hambre mi miseria? Además del tema ético, ¿qué consecuencias puede tener eso para el futuro? Lo barato puede salir muy caro.

      Eliminar
    2. Hola Manuel,

      Más que medidas de austeridad, Europa ha estado demandado de Grecia una restructuración: de la economía, de las instituciones, de la fiscalidad, de los controles, etc. En pocas palabras, se le pide que acabe con la corrupción, que forme un sistema eficiente y productor, y con eso garantizar que no vuelva a repetirse la historia de tirar el dinero por la borda y al mes siguiente estar pidiendo más. En los cinco meses de negociaciones Tsipras no ha presentado un solo plan creíble, mucho menos concreto, y tiempo que ha tenido! Un plan, eso es todo lo que se le pedía: garantías y recibiría créditos y préstamos. Pero una reunión tras otra, terminaban todas de un portazo, sin acuerdos. Ahora que la UE ha dicho "lo siento, ya no podemos más" (quién puede mantener a un parásito?) se aluden a los derechos humanos, al 'hambre y la miseria' y a todas esas cosas, solo que el dedo apunta en la dirección equivocada...

      Pienso que el gobierno de Tsipras ha actuado de manera irresponsable y tramposa desde los mismos comicios. Y diría que han premeditado todo este asunto: llevar la situación a crisis y poner a toda la EU en jaque para salirse con la suya (les conozco!). En las negociaciones no han hecho sino perder el tiempo y esperar llegar a la fecha límite para situar a la UE en una encrucijada: si esta no da el dinero Tsipras gana echándole la culpa y poniéndose como víctima aludiendo a los derechos humanos, el hambre y los desamparados; si por el contrario la UE cede (ya sea por la presión de la opinión pública, o por no dejar abandonada a Grecia), Tsipras gana también, pues la UE tendrá que dar préstamos sin garantías de pago y sin garantías que se despilfarre, amén que quedaría vulnerable a futuros chantages de Tsipras y Cia. Los que pierden son los pocos países de la EU que actualmente trabajan para salir adelante a la crisis y verán perder su dinero.

      Así es como veo las cosas, y creo bien que la UE presione a uno de sus países miembros con el fin de que se restructure y salga adelante: eso funciona, créeme. Y estoy seguro de que aún en estos momentos la UE busca una manera de no dejar sola a Grecia. Y si aún así llegaramos al punto hipotético en que Grecia saliera del euro y de la EU... pues verás como ellos solitos toman medidas más austeras que las que se le piden hoy, acaban con a corrupción, la dulce vida y se ponen para las cosas... Eso es, claro está, si no quieren volverse un país del 3er mundo para siempre.

      Eliminar
    3. Creo que muchas partes de tu exposición son irrefutables. Creo que nadie niega los errores, sobretodo de los gobiernos anteriores del PASOK y Nueva Democracia. Sin embargo, llegado este punto me pregunto si tu aceptarías para España el acuerdo de diez puntos que ofrecía la Unión Europea. Hoy publica el FMI que la deuda griega no se podrá pagar hasta el año 2055. ¿Dejaría EEUU que Florida, por ejemplo, saliera del dólar o que estuviera endeudada y empobrecida durante cuarenta años? Además del aspecto ético, ¿se ha valorado las consecuencias geopolíticas que tiene la humillación y el empobrecimiento de Grecia? A un lado Turquía, al norte Rusia. Al este Siria, ISIS e Israel.
      Creo que se ponen por encima intereses particulares de inversores que no quieren asumir pérdidas y políticas, de partidos que quieren dar un escarmiento a los países que se decantan por otra vía que no sea el turno de partidos conservador/socialistas.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!