21 julio 2015

Lo que diga Krahe

  Se dice, incluso se hacen chistes, que siempre se van los mejores. En el caso de Krahe es la verdad, porque era el mejor en su género, un género que lo componía él mismo. Una unidad que a partir del pasado 12 de julio, el grupo de geniales como Krahe es conjunto vacío.

  Cuando murió Krahe, y la noticia me llegó por whatsapp, que es como ahora llegan todas las noticias, me sentí como si se hubiera muerto un familiar. Pero un familiar al que aprecias mucho, es decir, una categoría privilegiada de familiar. Es cierto que yo, como usted o el otro, hemos asistido en más de una ocasión a esos recitales de Krahe, que no eran ni conciertos, ni lectura de poesías ni monólogos, sino que eran todo eso multiplicado por seis y divido entre dos güisquis con hielo. 

  En rigor, más que familia mía era familia de mi hermano Antonio. La afición de mi hermano por Krahe es tal que le ha llevado a seguirle como un "grupi" por España. Teóricamente coincidían sus visitas a cierto lugar con las actuaciones del madrileño. De modo que este post debería estar escrito por él y no por mí. Pero haré como con las demás entradas de esta bitácora, fingiré que soy yo el que vivo y no que me lo han contado. 

  La pasión de Antonio por Krahe era tanta que en casa temimos que se acabara dictando una orden de alejamiento. Seguramente al poeta le hubiera gustado que mi hermano fuera una rubia muchacha de muslos bronceados, pero al final acabaron haciendo cierta amistad, aunque con quien en realidad departía era con los músicos que le acompañaban. Un exiguo grupo de músicos fieles que soplaban las letras cuando Javier se quedaba en blanco y también le cuidaban caminito de casa si era menester. Los genios son así, supongo.

  Como genio que era, no se pudo librar de ser incordiado por mediocres y rencorosos. El episodio judicial en el que fue juzgado por un corto de supuesto contenido blasfemo está ya en los anales judiciales españoles del esperpento. Tampoco volvió a aparecer en televisión española. Una de sus más célebres canciones (pero ni de lejos una de sus cuarenta mejores) en la que mentaba sin mentar a Felipe González le cerró las puertas. En cuanto a la derecha, siempre ha preferido a Norma Duval. 

 Aunque para la mayoría de la gente, eso que se llama gran público por no utilizar el término chusma, era conocido por sus canciones con La Mandrágora, su extensa producción posterior le da cien vueltas a las canciones de esa etapa. Las canciones de Krahe tienen varias capas. La primera es la humorística. El humor, los chistes, las ocurrencias eran el gancho. Pero las canciones de Krahe tienen profundidades que solo una vez reíos pueden ser descubiertos. Krahe es un sentimental y sus canciones de amor son más profundas y más tiernas que la de cualquier cantante melódico de medio pelo o de pelo disco platino. Hace falta haber querido mucho para hacer una canción de amor que se titule "No todo va a ser follar". Y a partir de ahí es un suma y sigue.

Canción protesta, canción de amor, canción anticlerical, canciones existencialistas, 
canciones que retratan la vida cotidiana, canciones para reír por no llorar. 

  Supongo que todavía había algo en él del colegio del Pilar. Del elitista que decidió mandar al cuerno a los de su grey y sin saber cantar ni saber música ser un cantante al que los acordes le parecían meros adornos para infantes. Quizá lo que deseaba era hacer poesía sin la necesidad de declamar como un petulante, o quizá no. Pero yo diría que sí, porque me lo encontré en un recital de Amancio Prada.

   Sea como fuere, para cerrar esta reseña y para hacer honor a las listas, que son como el dios en los altares de los blogs y de Internet, haré mi lista incompleta de canciones favoritas. No sin antes decir que las canciones de Krahe son fantásticas para ligar, y si no ligas con las canciones de Krahe es que la chica/o no merecía la pena.


Amen y así sea, que aunque redundante suena emocionante...



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

1 comentario:

  1. Muy bonito el artículo. Mi canción favorita de Krahe es Eros y la civilización.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!