24 diciembre 2015

Hablando del asunto

  Dice un refrán ruso: "miente como un testigo presencial". Puede que sea un refrán ruso que mienta o incluso un refrán ruso que ni sea refrán ni ruso, de la misma forma que la ensaladilla rusa o el ruso o los "polvorones de la estepa". El dicho lo cita Julian Barnes en su novela "Hablando del asunto" (Talking it over) publicado en 1991 (en España editorial Anagrama). El aburrido Stuart y Gillian se conocen, se gustan y se casan, pero el amigo íntimo de Stuart, Oliver, un pseudo bohemio y pseudo intelectual se enamora de Gillian y Gillian es Gillian. La novela recoge las tres versiones de los implicados. Mismos hechos, mismos personajes y tres historias completamente diferentes. 

  A qué se debe que haya tantas versiones. Desde luego la primera es obvia doctor House. Todo el mundo miente. Miente de acuerdo con sus intereses (baja el paro, sube el paro, baja la tasa de actividad, hemos subido las pensiones...). Mienten como testigos presenciales. Otras veces uno simplemente vive en su propio mundo. Se puede decir que las personas sufrimos una gama gigantesca de daltonismo. En ocasiones tiene que ver con lo que nos interesa recordar y lo que no. Por ejemplo, esto es lo que dice Stuart (Stu para los amigos y sobre todo para los enemigos) Oliver y la bella Gillian, sobre el asunto. Una misma situación, una misma relación y tres modos diferentes de verla. Por ejemplo:

Stuart dice- Me llamo Stuart y lo recuerdo todo. Le pongo un ejemplo.

Oliver dijo que las palabras como todos (everyone) alguien (someone) y nadie (no-one) son masculinas y por tanto deben ir seguidos del adjetivo posesivo singular (his).

Gillian dijo que no se podía excluir a la mitad del género humano y por tanto debería poder utilizarse indistintamente "his" o "her".

Oliver dice- "lo que yo hago con la memoria es confiarle únicamente cosas que me enorgullezca cuidar".

  Para Oliver, Stuart y Gillian "el asunto" es su relación. Es el amor, es la amistad o en lo que se convierte el amor y la amistad cuando pasan una y otra vez por tres manos. Puede que un matrimonio sea una carga tan pensada que haya que llevar entre tres, pero ciertas cosas no se pueden hacer entre tres. Tocar el piano, jugar al tenis o cocinar una buena paella se encuentran entre ellas. Pero si tres tipos se juntan para jugar un partido dirán que a uno se le avisó para que no viniera o se le avisó para que trajera una pareja, o se le invitó no a jugar sino solo a que recogiera las pelotas. 

  Las versiones que se dan de los acontecimientos dependen en gran medida de nuestros intereses. Para defender nuestros intereses es muy útil recordar u olvidar y más importante aún, hacer recordar u olvidar a los otros. Cuando se le pregunta a un borracho en una guardia tras haber sido detenido, casi todos declaran haber bebido "un par de cervezas" y todo lo más "una copa". Stu diría que Oli se tomó dos gin tonics, tres cubalibres y cinco copas de "vin rouge". Gillian que no se dio cuenta exactamente pero puede afirmar que Oliver estaba borracho como un cuba y Oliver que se tomó dos cervezas, pero que lo que de verdad le puso malo fue la "reacción" que le hizo un medicamento y el hecho de que Stu considerara que Alec Guinness era peor actor que Richard Gere.

  Son tres modos de ver las cosas, se podría decir. Pueden leer el libro, disfrutarán de una sonrisa malvada de principio a fin. También pueden no leerlo y seguir la actualidad política española. Mariano, Pedro, Pablo y Albert. Mariano dirá que puso todo de su parte pero que la mezquindad de Pedro hizo imposible llegar más allá. Pedro dirá que Mariano no le ofreció nada y que incluso le envió un ticket con las aceitunas consumidas durante su charla con él y la del agua mineral. Albert negará haber dicho lo que dijo y luego volverá a negar que negara haber dicho y Pablo... Pablo dijo que todo eso ya lo sabía él. En un ataque de sinceridad, podrá decir como Oliver. Para ser sincero, con frecuencia no escucho lo que estos tipos me dicen. Estos tipos estarán todo el tiempo hablando del asunto, sin mencionarlo por supuesto; y el asunto es el poder, por supuesto.

  Quizá alguno de ellos le pase como Gillian. "Tengo un temor". ¿Esa es la palabra adecuada? Tal vez quiera decir premonición. No, no es eso. Quiero decir temor. Y el temor es éste. Que lo que muestre resulte ser verdad.




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!