15 enero 2016

Hacienda no, pero Wikipedia sí somos todos

  Hoy Wikipedia cumple quince años. La niña bonita. 

  Aunque no tiene todavía la edad legal, ya se la ha visto en compañía de sus amiguetes (Vane la envidiosa, Marc el malote tierno y Rubén/Obi Wan) en una tienda de chinos comprando licores y galletitas Oreo. Me gustaría que Javier Urra o el juez Calatayud tomara cartas en el asunto. Alguno dirá: no está bien, pero peor sería defraudar a Hacienda.

  En mi casa siempre estuvo presente en una robusta estantería de fácil acceso la enciclopedia Larousse. Esta referencia da idea de mi provecta edad. No puedo decir que la utilizaba para hacer los deberes, ya que por sistema nunca los hacía. Sin embargo me gustaba leer y especialmente me gustaba leer la enciclopedia, sin rumbo ni brújula y descubrir, por ejemplo, quién era Indira Gandhi (aunque no explicaba por qué no acababa  de teñirse todo el cabello), ver el careto del hombre de Neardental, descubrir la población de Fiji o deleitarme en un fotograma de una película de Pier Paolo Pasolini en el que se veía un rotundo culo, un trasero que sin duda me ha marcado. También me gustaba contemplar la página especial en la que venían las banderas del mundo y aún hoy soy capaz de distinguir la argentina de la salvadoreña o la hondureña y la uruguaya de la griega. Cada cierto tiempo aparecía un nuevo tomo, llamado el suplemento, en el que aparecían las últimas novedades. 

  Ahora viene el párrafo de lucimiento personal en el que tenía que hablar de Diderot y de los intentos anteriores a los ilustrados para realizar una magna obra que reuniera todo el saber humano. Pero para todo eso les remito al Larousse o a la propia Wikipedia, para ir directamente al grano.

  En el suplemento de 1992 del Larousse, cuando se buscaba la palabra Gordo, se podía leer "V de España, provincia de Cáceres, partido judicial de Navalmoral de la Mata". Si buscas en la Wikipedia, pongamos por ejemplo, uno al azar, sin pensarlo mucho, digamos... "El Señor Gordo" te remite a "El Gordo y el Flaco". "Fue el nombre que se puso en español al famoso dúo cómico Laurel y Hardy". ¿Eso es todo? ¿Notan alguna carencia?

  Cuando comenzó el cinematógrafo, los peliculeros ambulantes llevaban cintas en la que los espectadores podían admirar maravillas del mundo como el Taj Mahal, la Torre Eiffel o las ensaimadas de Mallorca. Pero habitualmente lo que más les atraía eran las grabaciones hechas en su propia ciudad, y si ellos mismos o algún conocido aparecía en la pantalla, aquello se convertía en el delirio. ¿Me siguen? 

  Wikipedia lo sabe y advierte muy elegantemente. Como sabrás, aún si tu tema no ha sido cubierto, no todo está permitido en esta enciclopedia. La comunidad de Wikipedia es seria y ha establecido una serie de criterios, bajo el título de «relevancia» sobre lo que es y lo que no es apropiado para Wikipedia (tema que cubriremos en el siguiente paso del asistente).

  Yo te entiendo Wikipedia. Pero conocer las cosas del mundo está muy bien, pero si desde el punto de vista personal no hay nada más importante como conocerse a uno mismo, desde el punto de vista del simple deleite poco se puede comparar al hecho de reconocerse. El palo de selfie tuvo su origen en las cavernas. Por tanto, no es que sea un fatuo vanidoso por lo que a continuación voy a escribir.

  • Opción A. El Señor Gordo. Blog creado en el 2009 por el letrado alicantino Manuel bla bla bla en el que se tratan temas de actualidad, culturales y filosóficos con sentido del humor e ironía. Fue candidato a los premios 20Blogs de 20Minutos llegando a quedar en la posición 94ª. (Pueden volver a votar).
  • Opción B. El Señor Gordo. Blog reaccionario vinculado a la derecha valenciana, en el que con el pretexto del humor se banalizan importantes temas sociales y políticos como la desigualdad, la violencia contra los animales o la cultura alternativa.
  • Opción C. El Señor Gordo. Uno de los cientos de blogs que desde la subculura radical de izquierdas fueron creados bajo seudónimo para socabar los cimientos de la convivencia democrática y la paz social al socaire de un estilo impertinente y pretendidamente gracioso.
  • Opción D. El Señor Gordo. Ejemplo de uno de los miles de blogs aficionados aparecidos durante la primera década del siglo XXI, en el que abundaban las erratas ortográficas y los errores gramaticales. Encargados por grupos masónicos, estos blogs  replican y plagian los chistes aparecidos en los medios de comunicación más populares. Su objetivo es domesticar a las masas y hacer que confiesen el número pin de su tarjeta.

¿Me siguen?





El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!