14 febrero 2016

ETA reloaded

  Una de las novelas que más me gustan de Günger Grass se titula "Malos presagios". Los malos presagios son frecuentes entre los que somos pesimistas. Se traducen en dos tipos de sensaciones que conforme a mi simplista punto de vista definiré así: todo lo bueno tiende a desaparecer, y cualquier calamidad aguarda a la vuelta de la esquina. Basta con que me guste un programa para que desaparezca, compre una marca de atún para que la empresa quiebre o piense lo descansado que está uno sin que la monserga de ETA emponzoñe las noticias para que aparezca en escena por obra del ministro Fernández. (No confundir, pese al parecido, con Fernández y Fernández). 

  Los salvajes atentados de este francamente desagradable grupo de sujetos, de estilismo dudoso, hace años que son historia. Otros grupos más sanguinarios les colocaron en la Segunda B del terrorismo. Por otro lado "el entorno" comprobó que era más interesante y menos arriesgado gobernar y reconvertirse en "moderados". Quizá no hace tanto tiempo, pero los humanos estamos muy bien preparados para olvidar todo lo que nos ha sido desagradable y ocultarlo, bien tapado en el lugar más sombrío del desván de la memoria. Es verdad que alguno de esos recuerdos necesitan frío, y por tanto, el desván no es el sitio más adecuado. De vez en cuando el olor fétido puede recorrer la casa, pero por lo general, allí quedan olvidados. 

  ETA ya es historia. Pero la utilización del terrorismo es demasiado golosa como para olvidarse de ella sin más. Cuando el final de la banda era ya una realidad, el PP y los medios afines a la derecha se resistían como gato panza arriba a aceptar la nueva realidad. No digo yo que hubiera entre ellos pesimistas de buena fe que no pudieran aceptar tan buena noticia. Pero no había que ser un descreído para darse cuenta de que a otros simplemente les venía mal que el pérfido Zapatero y su radical partido socialista (con el que ahora exigen gobernar en pro de la estabilidad y el orden) hubieran logrado bajo su mandato tan anhelada situación. 

  En el año 2005 el "moderado" Rajoy dijo lo siguiente en la tribuna del Congreso de los Diputados al presidente Zapatero: "Le ha dado a ETA lo que más podía querer, volver a las instituciones, tener una representación legalizada y recibir subvenciones". "El 11-M es la razón por la que usted está sentado donde está sentado en estos momentos". "Usted traiciona a los muertos y ha revigorizado a una ETA moribunda". Seis años después, en el 2011 tras el anuncio del "cese definitivo de la actividad armada" (que ya no iban a asesinar), Rajoy dijo que era "una buena noticia" pero que la tranquilidad solo sería completa cuando se produjera la "disolución irreversible" de la banda. En un artículo publicado por Rogelio Alonso en la revista de FAES en el año 2012, se alertaba que el cese de la violencia podría paradójicamente convertirse en un éxito estratégico y que convenía una "respuesta integral y eficiente que combine una eficiente presión política, policial, judicial, social e incluso ideológica".

  Durante unos cuantos años ETA importó un pimiento, pero ya teníamos cargado el juego para reiniciarlo en el momento oportuno, pero con otras reglas. El jugador define qué y quién es ETA. ¿Titiritero que usa palabras equívocas? ETA. ¿Degustador compulsivo de bacalao al pil pil? ETA. ¿Bromista patoso de las redes sociales? ETA. ¿Ciclistas perroflautas? ¿Carmena? Quizá ETA. ¿Zapatero? Ya sabíamos que ese era ETA, pero nos da igual. ¿Iglesias? ETA-IRAN-VENEZOLANO. ¿Independentistas catalanes? ETA quiero y no puedo. 

  El juego versión 2016 viene incorporado con Ley Mordaza y los gráficos del dudoso delito de enaltecimiento del terrorismo tienen mejor resolución. Los nuevos perroflautas que quieren llegar al gobierno lo hacen más "jugable". Más periodistas, más jueces, más policías. Fernández Díaz ya ha sido el campeón del torneo de invierno. ¿Quién será el próximo triunfador?

ETA reloaded. Enjoy the experience.



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

5 comentarios:

  1. Perdona que me entromETA pero tienes toda la razón.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ETA te importaría un pimiento a tí, que no tuviste a la banda acosándote. A muchos que la sufrieron con el silencio cómplice de muchos vecinos asustados claro que les importó, y a los que se dejaron la vida en el camino también. Afortunadamente también hubo gente comprometida y valiente que le echó un par.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todos los respetos, creo que no ha entendido mi artículo

      Eliminar
  3. Pedazo de artículo bueno

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!