10 abril 2016

Hitchcock/Truffaut

  Para la ciudad de Alicante el día grande es el de la la Santa Faz, que se celebró este pasado jueves. Para este blog, el Santo Patrón es sir Alfred Hitchcock. Los alicantinos celebran una romería caminando unos doce kilómetros por una autovía. La fiesta concluye con una merienda en un descampado o con un macrobotellón (este año participaron 40.000 jóvenes, muchos de ellos menores) que deja la zona más bonita de la ciudad, la playa de San Juan, convertida en un repugnante vertedero. Pueden ver las fotos en Internet si son aficionados a los vertederos. Así lo manda la tradición. Misa, alcohol y sobre todo, mucha basura. 


Pero como nuestro patrón es sir Alfred, lo celebramos viendo cine, hablando de cine y leyendo sobre cine, lo que no excluye tomar una copa o dos y limpiar todo para que no quede rastro de nuestra presencia. Somos así de sosos. Esto último lo hemos aprendido también de Hitchcock en el libro "El cine según Hitchcock", que recoge una serie de largas entrevistas que François Truffaut realizó en 1962 (Alianza Editorial).

  No creo que me ponga demasiado solemne si afirmo que para cualquier aficionado al cine la lectura del libro y ahora disfrutar del documental es obligado. Pero también para cualquiera que tenga inquietudes artísticas, pues pese a que a medida que pasan los años el trabajo de Hitchcock se engrandece y hace mucho que quedó clara la complejidad y riqueza de su cine, el cineasta lo aborda como un profesional que trataba de hacer su trabajo lejos de la mística del creador genial iluminado por el ejército de musas y quesos manchegos. 

Por ejemplo:


Miedo y orden

"Ah sí, soy alguien muy miedoso. Hago todo lo posible para evitar las dificultades y las complicaciones. Me gusta que mi alrededor sea limpio, sin nubes, perfectamente tranquilo. Una mesa de trabajo bien ordenada me produce paz interior".

¿Cómo y dónde trabajar?

"Hice mi trabajo lo mejor posible. Me serví de medios cinematográficos para contar una historia adaptada a una obra de teatro. Toda la historia de "Dial M for a murder" (Crimen Perfecto. 1954) se desarrolla en el salón de una casa. Pero esto no tiene importancia. Rodaría también de buena gana un film en una cabina telefónica". 

Verosimilitud

"La verosimilitud no me interesa. Es lo más fácil de hacer. El Los Pájaros (1963) hay esa larga escena del bar en el que la gente habla de los pájaros. Entre esa gente hay una mujer con una boina en la cabeza que es precisamente una especialista en pájaros, una ornitóloga. Está ahí por pura coincidencia. Por supuesto podría haber rodado tres escenas para hacerla llegar de modo verosímil, pero estas escenas no tendrían ningún interés".

Maldad

"Cuanto más logrado está el malo, más lograda es la película. En otros términos, cuanto más fuerte es el mal, más encarnizada será la lucha y mejor será la película".

El interés del público

"He pensado siempre que no importa que una escena sea larga si despierta el interés del público. Si el público está interesado, la escena siempre será corta, pero si aburre siempre será demasiado larga". 

Suspense versus sorpresa

"Lo esencial es conmover al público y la emoción nace de la manera de contar la historia, de la manera de yuxtaponer las secuencias. Tengo la impresión de ser un director de orquesta, un sonido de trompeta correspondería a un primer plano, y un plano largo sugeriría una orquesta tocando con sordina ante bellos paisajes y utilizando colores y luces; soy como un pintor. En cambio desconfío de la literatura: de un buen libro no nace necesariamente una buena película".

François Truffaut

"Cuando se dio cuenta, siendo adolescente, de que su físico le apartaba de los demás, Hitchcock se retiró del mundo y lo observó con una severidad inaudita. Cuando digo que ha practicado el cine como una religión no es una exageración, y además él utiliza al menos esa expresión dos veces en este libro".

"Muchas personas no ven en Hitchcock más que la ciencia, la habilidad, ignorando lo que con el tiempo transcurrido me impresiona más de él. Su profunda emotividad". 

Han dicho. 




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!