14 octubre 2016

Cantautores

  A los humanos se nos da bien hacer bandos. En palabras de un legendario personaje de Clint Eastwood, los que miran y los que cavan. Siguiendo esta lógica simplista de la dicotomía, hoy es el día en el que hay que recordar que hay dos tipos de personas: a los que les gustan los cantautores y a los que no. En el grupo de los que no, están los que no les gusta la música, los que odian el sonido de la guitarra y también los candidatos no premiados al Nobel de Literatura.

  Por supuesto uno tiende a pensar que estas lumbreras de las letras, estos pensadores privilegiados, estarán por encima de los rumores sobre su candidatura. A Cervantes nunca le dieron el Nobel, por la misma razón que nunca pudo oír hablar del "genocidio" en América, y por los mismos motivos a Shakespeare. Y tampoco se lo dieron, y podían, a Borges o a James Joyce. ¿No les importó? ¿No les importa que los periodistas estén en la puerta de casa dispuestos a enarbolar la cámara y la alcachofa? Puede que no.

  Pienso por ejemplo en Murakami. Eterno aspirante a ganar el premio, y por lo tanto supongo que preparado para que al final sea un oscuro poeta filipino o un semidesconocido dramaturgo bielorruso el que se lo lleve. Dejaré volar la imaginación y me lo imaginaré escuchando música para pasar el día en que se conoce el nombre del galardonado. Si fuera español podría decir si sale con barba, San Antón y si no, la Purísima Concepción. Las novelas de Murakami están trufadas de música, fundamentalmente de música de los años 60. ¿Qué nos ponemos para pasar el día de hoy? ¿Beatles, Rolling Stones, los Who...?

  En su novela Tokyo Blues, Midori interpreta una curiosa canción que ella misma había compuesto. "Quiero cocinarte un estofado, pero no tengo cazuela. Quiero tejerte una bufanda, pero no tengo lana. Quiero escribirte una poesía, pero no tengo pluma". Sí, yo también pienso de vez en cuando que los cantautores pueden ser unos farsantes. "Esta es una canción (rasgueo de guitarra) que escribí en una noche como esta (rasgueo de guitarra) mientras miraba el mar en una playa de mi amada Cádiz (rasgueo de guitarra) y miraba a una pareja de enamorados que paseaban (rasgueo) comiendo un helado (rasgueo) y que quiero dedicar a todos los que todavía les gusta el amor y los helados artesanos (rasgueo y grititos de emoción entre el público). La canción se titula: "Besos de vainilla".

  Pero eso no significa que todos sean así. ¿Acaso no es genial Joaquín Sabina? ¿No lo era Krahe? Brassens, Luis Pastor, Paco Ibáñez, Maria del Mar Bonet, Lluis Llach, Jaume Sisa, Joan Baez, Tracy Chapman, Mercedes Sosa, Victor Jara, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez...Sí, me imagino a Murakami escuchando música, eligiendo por ejemplo la de Bob Dylan. Quizás "The man in me".



The man in me will do nearly any task

And as for compensation, there's little he would ask

Take a woman like you

To get through to the man in me.


  Hace unos años, el concejal de un pueblo de cuyo nombre no quiero acordarme canceló el concierto de Bob Dylan por considerarlo aburrido y tocar de espaldas al público. Antes de proceder a lapidar a este concejal transcribo parte de una crónica con ocasión de su concierto en el Barclaycard Center de Madrid.

  "Pero no es posible que alguien que está pensando en que tiene cosas mejores que hacer encadene en una serie 'Simple twist of fate' (uno de los dos recuerdos del'Blood on the tracks', junto con otra irreconocible 'Tangled up in blue'), 'Early roman kings' (de 'Tempest'), 'Forgetful heart' (de 'Together trough life'), 'Spirit on the water' (de 'Modern times') y 'Scarlet town' (de nuevo, de 'Tempest'). No, Bob, no siempre se puede ganar al despiste".

  And the Winner is Dylan!, cuya leyenda es tan grande que ni necesita aparentar que le gusta dar conciertos y mucho menos recibir premios. Menos mal que ha acabado este horrible día Haruki (Murakami), Philip (Roth), Ismael (Kadaré), Javier (Marías) y otros. En las próximas fiestas, traeremos para que nos de un recital a Pérez-Reverte.






El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!