26 diciembre 2016

¿Tenía Jesuscristo el síndrome de Asperger?

  De acuerdo con un estudio recientemente publicado en la prestigiosa aunque desprestigiada revista científica "Lazy moments of the Science" por  un equipo multidisciplinar y trasnversal de la Universidad Rey Juan Carlos, copiada de otro estudio realizado por la Universidad de Alicante, que a su vez la copió de un catedrático de psicología clínica de la Universidad de Sevilla que la había adaptado de un trabajo de un alumno de enfermería, Jesucristo habría podido sufrir síndrome de Asperger.

  El Asperger es el nuevo TDAH (Transtorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), es decir, todo el mundo lo tiene o lo ha tenido alguna vez. Los "asperger" son como los abogados. Todo el mundo tiene un amigo o un cuñado que lo es. El asperger tiene un comportamiento ingenuo y a menudo tiene problemas para relacionarse con otras personas. A menudo tienen fijación con un tema, del que son auténticos expertos. Acostumbran a no cumplir con los límites sociales.

  El equipo investigador de la Universidad Rey Juan Carlos, después de hacer que estudiaban durante años, ha llegado a esta sorprendente revelación que puede hacer tambalear los cimientos del cristianismo. Pero según la investigadora principal del proyecto, la doctora Altair Franco, hay innumerables detalles en las escrituras que cuesta trabajo creer cómo nadie hubiera caído en "la puta cuenta". "Sin duda el hecho de que la mayoría de los equipos de investigación esté compuesta por varones, lo explica todo", añade la catedrática quien destaca que su equipo "está casi íntegramente compuesto por mujeres". "Tenemos dos investigadores del género varón, porque alguien tiene que acarrear con los tomos y abrir las botellas". añade.

  Los ejemplos del Asperger de Jesús en los evangelios son miles. Al menos en el de Lucas, Juan y Marcos (se prescindió de Mateo por machista). Cuando Jesús dice a sus apóstoles "Yo soy el que soy" es casi una declaración de intenciones. Podemos decir, dice la doctora Franco, que esa frase es a los asperguer lo que "ponme otra copa" sería a los alcohólicos. Es casi como su firma. Al sujeto asperger los demás le importan un comino y tampoco es muy hábil con las connotaciones ni las explicaciones.

  La ingenuidad del sujeto histórico llamado Jesús, tan propio de los asperger, queda reflejado en muchos pasajes. "Al que te hiere en la mejilla dale también la otra" (Lucas, 6,27,31). Para los investigadores es obvio que de haber vivido en el siglo XXI también habría ofrecido el móvil, el bono del gimnasio y las claves de la cuenta de Instagram. El "Jesucristo Asperger" era un sujeto crédulo. Pensaba que los camellos cabían por el ojo de una aguja y que el vino aguado que sirvió era tan bueno como un Marqués de Murrieta. Simplemente se lo creen, no hay malicia ni tampoco estupidez en su comportamiento, según el estudio.

  Pero el asperger también desafía la autoridad. Como es sabido, Jesús destruyó la propiedad privada de los comerciantes del templo por razones que no están esclarecidas antes de conspirar contra el gobierno de la República Romana. 

  Aunque El Vaticano guarda todavía silencio sobre el trabajo, ha trascendido el malestar del Santo Padre, pero muy especialmente de los sectores más conservadores de la Iglesia, que restan credulidad a este estudio y lo consideran una maniobra más dentro de la campaña de radicalismo laico orquestada por grupos que luchan por hundir la civilización occidental. Para un obispo español, cuyo nombre prefiere que no sea publicado, el estudio no vale "ni para envolver bocadillos". Habían llamado a Cristo hippy, pero que ahora vengan con que es un tarado, es demasiado. Para empezar carece de todo rigor en el estudio de las escrituras. "Yo soy el que soy no lo dijo Jesús, sino mucho antes su padre, cuando vivía en el campo como zarza ardiente", concluye.

  Pero no todos los cristianos han  mal recibido este polémico estudio. El padre capuchino Jenaro Cifuentes, que fue misionero en Togo durante veinte años y que ahora preside la asociación de "Teólogos por la gracia de Dios", cree que es natural que Jesús fuera un discapacitado. "Para mi me parece más acorde con la interpretación de las escrituras. Los teólogos sabemos de tiempo que muy normal no era. Las cosas las decía raras. Seguramente padecía algún que otro trastorno más. Es posible que dislexia, y por eso no escribiera él mismo sus pensamientos y como el Rector de la Universidad Juan Carlos I, pensara que era mejor que lo hicieran otros". "Si Dios está con los desfavorecidos", reflexiona, "qué mejor que mandar a la tierra como su hijo a un tipo que era literalmente un desgraciado", concluye.

  Para la doctora Franco la discusión religiosa queda fuera de su trabajo, pues este se ha centrado solo en el personaje histórico (varón, ¿heterosexual?, carismático, ¿blanco? de treinta años. "Nosotr@s no hacemos teología sino cienci@. Dejamos las discusiones teológic@s para los expert@s. Pero hasta que nadie sea capaz de copiar otro trabajo que desmienta nuestro estudio, nuestras conclusiones irán a misa". 




El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

2 comentarios:

  1. Vale, pero todavía faltan dos días para los Inocentes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A mí me ha gustado la entrada para cualquier fecha. Hacía tiempo que no disfrutaba de ese humor en el blog.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!