03 enero 2017

Máster ESG de periodismo deportivo

  El deporte es una de las grandes pasiones de todos los seres humanos a lo largo y ancho de todo el planeta. Los partidos, las carreras, los saltos, las piruetas y todo lo que pueda hacerse en calzoncillos o con casco mueve miles de millones de personas y de euros. Los políticos de cualquier pelaje, azul, rojo o magenta se desviven con tal de posar al lado de un campeón y enfundarse su enfangada y sudada camiseta en loor y olor de multitud. El deporte es el fenómeno del Siglo XX y lo será del Siglo XXI y los estadios son las nuevas catedrales. ¿Estás preparado para informar de deportes tal y como lo requiere el exigente público actual? ¿Tienes los conocimientos para afrontar este ingente desafío? Desde la Fundación El Señor Gordo queremos poner nuestro granito de arena en esta magna y noble misión. A continuación compartimos un tutorial totalmente gratuito de lo que será un máster de 60 créditos, tres sets y dos vueltas que será impartido por el profesorado más selecto de entre los periodistas despedidos por los eres

Lección 1. La entrevista. 10 Puntos a tener en cuenta.

a) Preguntar al futbolista que acaba de perder el partido. La pregunta podrá formularse cerrada. Ejemplo. ¿Os vais jodidos? Pero también abierta. ¿Cómo está el equipo?

-Nos vamos jodidos, pero esto lo tenemos que sacar entre todos, tenemos que echarle huevos porque la afición no se merece esto. Esto lo tenemos que sacar entre todos y echarle huevos y esto ya está olvidado y a pensar en el domingo porque hasta que no ganemos no dejaremos de estar jodidos. 

Se recomienda que llegado este punto el periodista cambie de tema o repregunte. Ejemplo. ¿Pero en lo personal, bien, porque te has reencontrado con el gol después de doce meses?

-En lo personal bien, pero como te digo, jodido, aunque yo sabía que me reencontraría con el gol tarde o temprano, pero, como te digo, a echarle huevos y seguir trabajando...

Cuando un futbolista se sincere con el periodista diremos que "es un tipo espectacular", pero si llega más lejos entonces técnicamente hablaremos de "rajada". Ejemplo: "Tenemos que echarle huevos. Nos vamos jodidos porque parecemos unas madres en defensa (rajada) y no podemos salir con esta actitud (rajada) y los culpables somos todos desde el banquillo (rajada al entrenador) hasta los que estamos en el campo (rajada de los compañeros).

En la medida de lo posible, el periodista deportivo contribuirá a que el ambiente en los campos sea una "fiesta". Por eso es importante que se huya del vocabulario bélico. Así, cuando un entrenador esté a punto de ser despedido después de tres meses sin ganar, evitaremos decir que la directiva se lo va a cargar, siendo preferible decir que su cabeza corre peligro (más aséptico y sanitario) o que su cabeza ha rodado (más francés). 

El periodista primero tendrá que destacar que se ha producido una "rajada". Los periodistas de la tarde agradecerán la sinceridad del futbolista, pero es importante recordar que los de la noche lo deben criticar sin piedad por "rajar" de su entrenador y sus compañeros. La próxima vez que se le vea al futbolista en la "zona mixta" o en la zona de cócteles se le deberá preguntar por la "rajada". El futbolista dirá: a) Se le ha entendido mal y los periodistas lo entienden todo al revés porque no entienden que el equipo está jodido, o b) pide disculpas a la afición, al entrenador, a los compañeros y al "presi", por la "rajada" pero es que están jodidos...".

A veces sin embargo la información deportiva se complica. Eso ocurre cuando los deportistas son tías. Nos referiremos a ellas indefectiblemente como "las chicas". Ejemplo. Las chicas del waterpolo se han metido en las semifinales del campeonato de Europa y tendrán como rivales a las letonas. (Si hay un periodista gracioso en la selección se podrá hacer un chiste que rime con letonas, si no, no). A veces las chicas ganan cuando nadie lo espera. En ese caso se hablará de que las chicas del baloncesto han hecho la machada y remontado los veinte puntos de ventaja que tenían con las serbias. Opcionalmente, si sobra tiempo o no es un día muy nutrido de noticias, se le puede hacer una entrevista a la capitana de las chicas. Se le preguntará siempre por sus padres y por su novio. Si no tiene novio se hará un chiste de rigor. 

El periodista deportivo no debe olvidar que además de fútbol hay otro tipo de práctica que meteremos en el apartado "polideportivo". No hay que asustarse. En el tenis diremos, ¡vamos Rafa! En las motos y los coches hablaremos de las gomas y de las novedades de motor para la próxima carrera. En el baloncesto de MPV (leído em, pi, bi). Hay algún deporte más, pero rara vez se mencionará. 

Glosario básico:

Clarividencia. Ser capaz de ver una línea de pase donde nadie la ve.

Partido a partido. Filosofía cholista.

Chaval. Todo futbolista de la cantera de un club.

Escupitajo. Acto reflejo de todo futbolista de élite.

Piscinazo. Si se hace bien, pueden suponer tres puntos.

Oyente. Retrasado que deja mensajes en el contestador y del que viven las emisoras de radio deportivas.

Sóleo. El músculo de moda para las lesiones.

Ópera. Comentario despectivo cuando el público está callado en el estadio y que refiere a un nauseabundo espectáculo musical donde cantan gordas.

Genialidad. Regate.

Paquete. Regateado por el genio.

Carácter competitivo. Se manifiesta fundamentalmente insultado al árbitro.

Árbitro. Villano, incompetente, malandrín, bellaco, gañán, rufián.

Crack. Futbolista bueno o amigo del periodista.

Jodido. Como se quedan los futbolistas que pierden.

Hay que seguir trabajando. Estado zen del futbolista que ha ganado el partido.

Modelo. Novia o mujer de futbolista.

El jeque. Todo árabe propietario de un club de fútbol español.

Liecheschesjentein. Pequeño estado centroeuropeo con el que se enfrenta España periódicamente.

Anna Maria Lubinska 



El humor está aquí, en alguna parte
Síguenos en Facebook y Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!